Listin Diario Logo
13 de octubre 2019, actualizado a las 06:48 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 02 de febrero de 2019

CON LOS CAMPEONES

Expansión fue producto venganza Jorge Blanco

  • Expansión fue producto venganza Jorge Blanco
Mario Emilio Guerrero
megkrantz@hotmail.com
Tweeter: @megkrantz

 En una comparecencia en el programa Protagonistas, que produzco por CDNSPORTSMAX, Reynaldo -Pappy- Bisonó, primer Comisionado Nacional de Béisbol Profesional, reveló detalles de la expansión de 1983 de la Liga Dominicana de Béisbol (LIDOM), hecho histórico del que fue una figura preponderante, que nunca se habían divulgado públicamente. Lo principal que dijo fue que la ampliación del circuito de 4 a 6 equipos fue producto de una retaliación del entonces presidente de la República, Salvador Jorge Blanco, por un desaire que consideró le hicieron en el estadio de la capital, durante un partido entre Licey y Escogido, cuando era candidato del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

La situación
Precisó Bisonó que durante un partido entre Tigres y Leones en el estadio Quisqueya, Jorge Blanco llamó a Monchín Pichardo, presidente del Licey, para que autorizara anunciar por los altoparlantes su presencia en el parque, tal y como se había hecho con otros candidatos anteriormente. Pero, Monchín le explicó que no podía hacerlo porque ese día el equipo home club era el Escogido y que les hiciera la solicitud a los directivos del conjunto rojo.

Expuso que, entonces, se comunicó con Quique Acevedo, gerente general de los Leones, quien se rehusó a complacer la petición del candidato del PRD. (De acuerdo con informaciones de la época, la negativa de Acevedo se debió a que ese día el senador Jacobo Majluta, enemigo político de Jorge Blanco, había realizado el lanzamiento de la primera bola y se encontraba en el estadio como invitado de la directiva de los Leones).

Las consecuencias
Bisonó declaró que es debido a ese impasse que Jorge Blanco, cuando asume como presidente, decide aplicar la Ley 447 que decretaba la expansión de LIDOM, en venganza por el desprecio que creyó había sido objeto. Señaló que unos meses antes de iniciarse el campeonato 1983-84, el presidente se reunió con él (Bisonó) en Santiago y le dijo que lo ayudara a ejecutar la referida ley, que había sido aprobada por el Congreso el año anterior, pero que no había sido puesto en práctica por el entonces presidente Antonio Guzmán.

Comisionado
Relató que para que se encargara de llevar a cabo la expansión, Jorge Blanco lo nombró Comisionado Nacional de Béisbol Profesional, cargo que instituyó, dándole todos los poderes. La referida Ley 147 creaba las franquicias Caimanes del Sur, en San Cristóbal, y Azucareros del Este, en La Romana, a lo que se opusieron tajantemente los dueños de los equipos tradicionales, Tigres del Licey, Leones del Escogido, Águilas Cibaeñas y Estrellas Orientales.

La nueva liga
En la entrevista, Bisonó expresó que los directivos de los 4 conjuntos amenazaron con no jugar en la siguiente temporada, si se les obligaba a aceptar los dos nuevos clubes y entonces Jorge Blanco procedió a quitarles a la LIDOM y a esos equipos la personería jurídica, creándose un nuevo circuito denominado Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana, cuyo presidente era Freddy Reyes Pérez. Recordó que la nueva liga estaba conformada, además de Caimanes y Azucareros, por los Azules, que operarían José Augusto Thomen, Maximito Lovatón, Freddy Beras Goico y Maximito Rodríguez, de publicitaria Retho; los Rojos, a cargo de Eloy Rodríguez Lodeiro, propietario de Baterías Meteoro, y los conjuntos representativos de San Pedro de Macorís y Santiago, que manejarían los empresarios Miguel Feris Iglesias y José -Nene- Ureña, respectivamente.

Facilidades
“Cuando le dije al presidente que la liga y los equipos tendrían problemas económicos para montar el campeonato, Jorge Blanco me mandó donde Leonel Almonte, asesor presupuestario del Poder Ejecutivo, para que hiciéramos una estimación de los recursos que se necesitaban para organizar el torneo y que el gobierno diera todas las facilidades en ese sentido”, acotó Bisonó. Con esa disposición de Jorge Blanco, el éxito del torneo 1983-84 estaba asegurado.

La solución
Refirió que se procedió a comunicarles a los directivos de los equipos tradicionales que se les iba a desalojar de los estadios de pelota, propiedad del Estado y fue entonces cuando estos comenzaron a ceder y se allanó el camino para una solución. Con la admisión de los dos nuevos conjuntos y una importante mediación del presidente de LIDOM, doctor Juan Tomás Mejía Feliú y de los dirigentes de la Federación Nacional de Peloteros Profesionales, Enrique Lantigua y Rafael Valdez Hilario, el campeonato 1983-84 pudo celebrarse sin mayores inconvenientes y disfrutando de grandes facilidades económicas por parte del gobierno.