Listin Diario Logo
24 de marzo 2019, actualizado a las 08:02 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte viernes, 11 de enero de 2019
0 Comentarios

MUJERES DE GRANDES LIGAS

“Ropaje”

  • “Ropaje”
Carolina Cruz de Martínez
carolinacruzdemartinez@yahoo.com

Lucir es propio de la naturaleza humana. Sentirse buen mozo, elegante, inteligente, productivo, necesitado, admirado y querido es parte de la satisfacción del alma. Nos esforzamos para disfrutar y gozar del fruto de nuestro trabajo y se siente excelente poder hacerlo, pues eso nos da la capacidad, el recurso y el empuje de asumir los roles que nos corresponden.

Los roles van de la mano del ropaje que nos identifique. En un hogar somos padre, madre, hijo, hija, hermano, hermana; en el trabajo somos jefe, empleado, supervisor o supervisado; en la comunidad somos vecinos, en un equipo compañeros, en la sociedad ciudadanos, en la iglesia hermanos, etc.

Cada lugar donde nos desempeñamos exige un ropaje que tenemos que vestir y que determina cómo nos debemos conducir. Cada lugar exige un manejo, unos cánones, una conducta y unos modales. No todo pega en todos los lados y no todo luce en todos los lugares.

Los atletas deben también comprender que para ellos hay distintos ropajes. El ropaje del barrio, del profesional, del latino y del ciudadano global; el ropaje del competitivo, el del tierno y romántico, el del sanguíneo o flemático, el del pasivo o rápido. No todos los ropajes encajan iguales ni van en territorios similares. El ropaje de pavos reales que algunos pueden exhibir en su pueblo o sector no es el mismo que pueden mostrar en un campo al norte de Missouri. El ropaje de botella en mano solo puede ser enseñado en entornos acostumbrados a ese escenario, pues pasarse de contento o privar en matatan usando un ropaje que no va puede causar estragos en el aspecto laboral. Los ropajes son espadas de doble filo que pueden bendecir o maldecir a quien lo use si comprende como manejarlo.

El no entender el peso de cuando usar que, puede hacer parecer al sublime, ridículo, al humilde soberbio, al sobrio dislocado y al llano complicado. Los ropajes nos definen de acuerdo al contexto y los contextos hay que saberlos entender e interpretar. No se pueden tomar livianamente, especialmente cuando un atleta ya no se representa a si mismo.

SIN LIGEREZA: Los ropajes pueden verse ligeros pero para terceros y externos definen a quien los usa. Para los atletas es delicado asumir que su ropaje profesional cruzará el umbral de un hogar cuando en casa no se necesita las testosteronas encendidas de un deportista frustrado o exaltado. En casa están unos integrantes que no saben que ocurrió en el ropaje profesional y por tanto no tienen porque recibir las descargas de ese lugar.

Al cruzar las puertas de un estadio un equipo no necesita el ropaje paternal, marital ni familiar del atleta sino el competitivo y el aguerrido. Al cruzar las puertas de la oficina el gerente de una organización deportiva necesita entrar con su ropaje ejecutivo, con toma de decisiones administrativas, frío, centrado, enfocado y no desconcentrado por asuntos de ropaje comunitario. Un entrenador o masajista debe entrar con su ropaje de aliviar y descargar la máquina corporal de un atleta, y no entrar con el ropaje de parranda con el que andaba de jerga.

Tratar con ligereza los ropajes que nos atañen puede ser de desgracia para nuestra propia vida y los semejantes. El atleta debe entender su responsabilidad y saber vestirse y desvestirse según la demanda que se les exige. No es fácil, no es sencillo pero en la medida que se aprende a madurar se puede administrar.

´Con sabiduría se edificará la casa, Y con prudencia se afirmará; Y con ciencia se llenarán las cámaras De todo bien preciado y agradable.ª Proverbios 24:3-4. Los ropajes los da Dios para ser usados con sabiduría e inteligencia.

Hasta la próxima

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña