Listin Diario Logo
17 de junio 2019, actualizado a las 12:48 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 29 de diciembre de 2018

CON LOS CAMPEONES

Padres e hijos dominicanos en las Grandes Ligas

  • Padres e hijos dominicanos en las Grandes Ligas
Mario Emilio Guerrero
megkrantz@hotmail.com
Tweeter: @megkrantz

Cuando en algún momento de la próxima temporada se produzca el esperado de debut de Vladimir Guerrero Jr. con los Azulejos de Toronto y de Fernando Tatis III con los Padres de San Diego, aumentará a doce el número de peloteros dominicanos que han visto a un hijo suyo igualar su hazaña de jugar en las Grandes Ligas. Ambos prospectos estuvieron a un paso de irrumpir en la Ligas Mayores en la pasada campaña y si no lo hicieron fue por razones relacionadas con su tiempo de elegibilidad para el arbitraje y la agencia libre.

Adalberto Mondesí

El último jugador criollo en debutar en la Gran Carpa, cuyo padre también vio acción al máximo nivel del béisbol estadounidense, fue Adalberto Mondesí, quien el 30 de octubre de 2015 se convirtió en el primer jugador en la historia en debutar en las Ligas Mayores en un partido de Serie Mundial, con los Reales de Kansas City.  

Circulo exclusivo

Vladimir Guerrero padre y Fernando Tatis II, en el instante que sus retoños se enfunden el uniforme de sus equipos grandes, se unirán al exclusivo círculo integrado por Osvaldo Virgil, Felipe Alou, Julián Javier, Guayubín Olivo, Manuel Mota, Pedro Borbón, José Canó, Tony Peña, Bienvenido Figueroa y Raúl Mondesí, quienes han sido los únicos peloteros criollos con descendientes directos en el mejor circuito beisbolero del mundo. En el caso de Mota y de Peña, la satisfacción les llegó por partida doble, pues dos de sus hijos llegaron a ver acción en la Gran Carpa.

Los combos

El listado de padres e hijos dominicanos que han jugado en las Grandes Ligas es el siguiente, atendiendo el orden en que los progenitores hicieron su debut: 1.-Osvaldo Virgil / Osvaldo Virgil Jr., 2.-Felipe Alou / Moisés Alou, 3.-Julián Javier / Stanley Javier, 4.- Guayubín Olivo / Gilberto Rondón, 5.-Manuel Mota / José Mota y Andy Mota, 6.-Pedro Borbón / Pedro Borbón Jr., 7.-Tony Peña / TJ Peña y Francisco Peña, 8.-José Canó / Robinson Canó, 9.-Bienvenido Figueroa / Cole Figueroa, 10.-Raúl Mondesí / Adalberto Raúl Mondesí.

Superiores

No hay dudas de que los más sobresalientes de este club son los Alou y los Javier.

Felipe Alou (1958-1974), outfielder e inicialista, fue un estelar jugador que permaneció 17 temporadas en los circuitos mayoritarios, registrando un promedio de por vida de .286. Luego de retirado, fue un prestigioso mánager de liga grande, teniendo bajo su tutela a los desaparecidos Expos de Montreal (1992- 2001) y a los Gigantes de San Francisco (2003-06). Moisés Alou (1990-2008), defensor de los jardines y uno de los mejores bateadores derechos de su generación, bateó en su carrera para un average de .303 en 17 campañas, siendo un asiduo integrante del equipo Todos Estrellas del viejo circuito (1994, 1997, 1998, 2001, 2004 y 2005).

Los Javier

Julián Javier (1960-1972) brilló en la década de los años 60 del siglo pasado con los Cardenales de San Luis, ganando reputación como uno de los mejores intermedistas defensivos de su tiempo y como bateador muy oportuno. En la Serie Mundial de 1967, en que los Cardenales vencieron a los Medias Rojas de Boston, bateó para promedio de .360 y dos veces vistió el uniforme de la Liga Nacional en el partido de las Estrellas (1963 y 1968). Su hijo Stanley fue un versátil jardinero y bateador ambidextro, que dejó sus huellas en las Grandes Ligas como excelente jugador de rol durante 18 estaciones.

Mejores que los padres

En tres de las 9 combinaciones, el hijo superó al padre, en lo que se refiere a calidad de juego. Tal es la situación de los Virgil, los Alou y los Canó. Osvaldo Virgil (1956-1969), antesalista y cátcher, quien tuvo el privilegio de ser el primer pelotero dominicano en jugar en las Ligas Mayores, terminó su estancia en las Ligas Mayores con average de .231. Su retoño, del mismo nombre, en dos oportunidades fue escogido para participar en el Juego de Estrellas (1985 y 1987), actuando siempre como receptor.  En cuanto a los Alou, Felipe fue superado por su hijo, en cuanto a números acumulados. Lo mismo ocurre con José y Robinson Canó, puesto que el primero tan sólo actuó en las Ligas Mayores en 6 partidos como lanzador, mientras que su vástago, quien juega en la intermedia, se ha convertido, en una de las grandes estrellas de estos tiempos.