Listin Diario Logo
07 de diciembre 2019, actualizado a las 01:16 PM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte viernes, 21 de diciembre de 2018

TRIBUNA ABIERTA

EL DRAFT DE LA LIDOM

Dr. Luis A. Scheker Ortiz

Seguirán mis oídos  oyendo, una y otra vez,   sin perturbarme la consabida frase: “A palabras necias, oído sordo.” Igualmente seguiré escribiendo, dando a conocer mi pensar, mi sentir, mi íntima convicción de que el draft de peloteros extranjeros y , particularmente  criollos  de  dos equipos descalificados en la serie regular para reforzar a los cuatro restantes que en buena lid calificaron   es en mi opinión, un lamentable desacierto  de la  LIDOM que organiza el torneo de béisbol profesional cada año y sus integrantes miembros de las juntas directivas de los seis equipos que la integran  y,  además,   un irrespeto a  la afición de la fanaticada, de sus seguidores  que no se pierden las incidencias de cada partido, acuden a los estadios y lo  alborotan, están   pendientes de los resultados,  de las trasmisiones radiales o televisiva de cada juego, de los programas deportivos  y las reseñas de la prensa, siendo no otra cosa que esclavos de la pelota de su equipo preferido, gane o  pierda, gozando y sufriendo porque  eso es el béisbol, el deporte y por  eso  se llenan los estadios para animar a su  equipo y   vencer al  contrario, así  se  identifica y así se define cada seguidor: “yo soy Aguilucho, desde chiquitico; y yo Liceísta, mil por mil; yo,  Escogidista,  hasta la muerte;    yo, de las Estrellas . Eso no me lo  quita nadie; yo, de los Toros del Este,  a mucha honra, de  la región del azúcar; yo soy cibaeño, ¿de quién? ¡De los Gigantes! de quien más!  Nadie dice yo simpatizo, a mí me gusta, no,  se dice pertenezco, yo soy  y esa sensación de pertenencia es lo que  hace grande a la fanaticada,  no a la directiva transitoria envuelta en sus dimes y diretes y ni siquiera al jugador estelar  con su conjunto pero como profesional  en cualquier momento puede ser licenciado o cambiado a otro equipo  dándolo por su nueva enseña,  sin negar  sus sentimientos siendo un ser humano y por eso merece ser respetado.

Pero el que perdió - perdió,  es una verdad de Perogrullo y  debe tener sus consecuencias. No deben premiarse  con draft de última hora, cuando debería  estar ya cerradas las inscripciones. Sobre todo para el  pelotero nativo  que va desplazar  a otro jugador criollo hizo posible  su  equipo lograra  clasificar. No es justo. Si el nativo es bueno, como realmente lo es, no le faltaran ofertas de trabajo  en otras ligas: Venezuela, México, Puerto Rico, Japón de manera que esa razón  no es válida. Venir a reforzar a  un equipo contrario al suyo, no es lo que le da grandeza. El pretexto de que eso le dará mayor calidad o  emoción al torneo,  es una metáfora. Ningún fanático se sentiría orgulloso de que el héroe del partido lo fuera un  jugador de su rival  no perteneciente  a SU equipo,  o que este fuera el  responsable de una derrota.  

Por estar inventando cosas, perdemos las perspectivas del juego. En Grandes Ligas, que por su magnificencia debería servir de modelo, a ningún Comisionado o magnate beisbolero se  le ocurriría, ni por asomo,  autorizar  a que jugadores de equipos desclasificados refuercen a los equipos calificados en la seria final o semi final. Parecería una locura y no deja de serlo. Para  eso  hay fecha límite de negociación e intercambios. Pero perseguimos  lo  absurdo con el aplauso de los demás.