Listin Diario Logo
18 de julio 2019, actualizado a las 01:30 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 18 de agosto de 2018

TRIBUNA ABIERTA

Un “Momentum” del Deporte Dominicano

  • Un “Momentum” del Deporte Dominicano
Pedro Almonte

Un “Momentum” es una palabra derivada del latín que significa impulso en física y en palabras llanas que usa el Castellano quiere decir un tiempo especial, un momento de momento, un momento máximo. Eso vive hoy día el trípode deportivo de la República Dominicana, compuesto por el Estado (Ministerio de Deporte), el movimiento olímpico (COD) y la empresa privada.

Los que somos longevos, de alguna manera participando y trabajando para el deporte, jamás habíamos vivido una unión, una compenetración, una comunión y una integración tan efectiva que las que se palpa y se practica en el deporte hoy día, sobre todo en el deporte de alta competición.

A manera de ilustración, para dar mejor a entender el tema del “Momentum” que describo voy a explicar resumidamente lo que es el ciclo olímpico, el deporte y el Estado y el deporte y la empresa privada, veamos: El Ciclo Olímpico: es un periodo de 4 años consecutivos que transcurre entre olimpiada y olimpiada durante ese periodo los 205 Comités Olímpicos Nacionales, los (CON’S), miembros del Comité Olímpico Internacional, participan, según su ubicación geográfica en eventos llamado del ciclo olímpico, los cuales poseen el mismo formato de unos Juegos Olímpicos.

Ese ciclo es tomado como referencia para la planificación del entrenamiento de los atletas de cada país que aspiran a participar en unos Juegos Olímpicos, no sin antes pasar por torneos de clasificación en sus respectivas zonas geográficas, etapa donde la inversión es muy importante y el trabajo del atleta, entrenador y dirigente, muy integrado.

Los eventos deportivos de las organizaciones asociadas al COI son los siguientes: 1- Juegos Olímpicos de Verano, 2- Juegos Olímpicos de Invierno, 3- Juegos Olímpico de la Juventud de Verano, 4- Juegos Olímpicos de la Juventud de Invierno, 5- Juegos Panafricanos, 6- Juegos Panamericanos, 7-Juegos Centroamericanos y del Caribe, 8- Juegos Suramericanos, 9- Juegos Asiáticos de Verano, 10- Juegos Asiáticos de Invierno, 11- Festival Olímpico de la Juventud Europea, 12- Juegos del Pacifico Sur. Hay otros eventos reconocidos por el COI, pero no asociados, como son: 1- Juegos Paralímpicos de Verano, 2- Juegos Paralímpicos de Invierno, 3- Juegos Mundiales, 4- Juegos del Mediterráneo y Juegos de la Mancomunidad. Nosotros solo participamos del programa olímpico en los Juegos Olímpicos de Verano, los Juegos Panamericanos, los Juegos Centroamericanos y del Caribe, los Juegos Olímpicos de la Juventud y Juegos Paralímpicos de Verano.  

El inicio de este ciclo olímpico 2016-2020, luego de los Juegos de Rio, coincidió con un nuevo administrador oficial del deporte de la República Dominicana, en la persona de Danilo Díaz Vizcaíno, es decir, que el nuevo ciclo olímpico tuvo para la República Dominicana un nuevo ministro de Deporte. Lo mismo pasó con la organización Creando Sueños Olímpicos (CRESO), que fue elegido como nuevo presidente el señor Manuel Luna, quien adicionó al deporte de alta competición un nuevo impulso, del ya heredado de sus antecesores en el CRESO.

Estas tres coincidencias, el inicio del ciclo olímpico, un nuevo ministro y un nuevo presidente de CRESO, todos en una misma dirección y en una especie de vasos comunicantes han llevado el deporte de alta competición dominicano, sin dudas a un “MOMÉNTUM”. Los pasados XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, Barranquilla, Colombia, donde se inició nuestro primer evento del Ciclo Olímpico, trajo en el pecho de nuestros mejores atletas, 107 medallas y un holgado quinto lugar.   

Estado y Deporte: Los Estados estructuran y organizan el deporte según su sistema de gobierno y sus economías, lo que produce dos modelos bien conocidos. Uno es la forma de los países socialistas, en donde el Estado centra todo y los recursos que llegan al deporte son solo provenientes de éste, caso de Rusia, China, Cuba. El otro modelo lo componen los Estados y gobiernos liberales, como es el caso nuestro, donde participan el Estado y las empresas privadas, siendo el movimiento olímpico el responsable del deporte olímpico o de alta competición, que es lo que hemos denominado el trípode deportivo.  

En el caso de La República Dominicana, la propia constitución en su artículo 65 consagra al deporte como un derecho ciudadano. Es este sistema de los Estados liberales que permite que las empresas privadas incursionen como una entidad de financiamiento en algunos programas, siendo el caso más importante en nuestro deporte de alta competición el de la institución “Creando Sueños Olímpicos” (CRESO). Por otra parte, el Estado sigue siendo el mayor responsable del financiamiento y la aplicación de la política deportiva, pues es el Estado que aporta los mayores recursos, construye y mantiene las instalaciones, se encarga del deporte escolar y universitario, financia los programas de COD y sus federaciones y todos los demás programas que conforman el deporte para todos.   

El deporte y la empresa privada: Es bien conocido en economía, que una empresa es una institución que se crea para producir bienes y servicios, cuyo objetivo principal es generar beneficios económicos para sus dueños y es también cierto que la empresa privada que invierte recursos en el deporte este no devuelve los beneficios en efectivo, pero sí le genera una publicidad implícita muy valorada. La gente que consumen o utilizan sus productos ven a esa empresa más cercana y más comprometida con los más sanos valores de la juventud y por tanto lo hace pensar mejor de esos productos. Esa inversión envía el mensaje por parte de los empresarios de que “no le dejamos todo al Estado, nosotros también podemos”.

El empresariado dominicano tradicionalmente ha invertido en el deporte, pero nunca como en la actualidad. CRESO, Creando Sueños Olímpicos, invierte 75 millones de pesos en un  año, que representa un 2.5 % relativo al presupuesto general del Ministerio de Deportes, que es de unos 3,000 millones de pesos.

El autor de este trabajo, finalmente,  aspira, como todos los hombres y mujeres del deporte dominicano, a que al atleta se le mejore su condición humana, familiar y social y que el Ministerio, el COD y el CRESO continúen ese estable trípode deportivo, que como hasta ahora, como verdaderos “VASOS COMUNICANTES.