Listin Diario Logo
11 de junio 2019, actualizado a las 07:33 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte lunes, 13 de febrero de 2012

GRANDES LIGAS

Oliva decepcionado por no inclusión en Cooperstown

Está cansado de esperar la selección del Comité de Veteranos

  • Oliva decepcionado por no inclusión en Cooperstown
    Estrella. Tony Oliva junto al director de LISTÍN DIARIO, Miguel Franjul, durante un momento del fin de semana del Salón de la Fama del Béisbol Latino.
Pedro G. Briceño
Casa de Campo, La Romana

Tony Oliva inició obteniendo un doble premio su carrera en las Grandes Ligas, luego de culminar la misma siente que se le ha negado el más apetecido de los galardones: Ingresar a Cooperstown.

Oliva, un nativo de Pinar del Rio, Cuba, debutó obteniendo el premio de Novato del Año en 1964, además del cetro de bateo con 323, hecho que marcó la apertura de una gran estadía en las Mayores, empero mientras muchos consideran que producto de sus números pertenece a la inmortalidad de la Fama, quienes emiten los sufragios piensan que no.

“Esto me tiene desencantado, tantos años esperando ser exaltado por el comité de veteranos y nunca recibo la grata noticia”, expuso Oliva, un bateador de .304 de por vida en 15 campañas en el béisbol, todas con los Mellizos de Minnesota.

“Fíjate, pensaba que el año pasado me llegaría esa oportunidad, pues he visto como a muchos veteranos lo han seleccionado y yo me he quedado en el mismo lugar”, expresó Oliva, cuyas posibilidades de exaltación se han tornado cada vez más remotas.

A seguidas agrega, “ahora tendré que esperar unos tres años más y ver qué acontece”, sostiene el cubano, un ganador de tres coronas de bateo (1964, 1965 y 1971), además de cinco lideratos de imparables.

El año pasado el comité de veteranos no seleccionó a ningún ex pelotero para ingresar a la inmortalidad, que en el próximo ceremonial tendrá a Barry Larkin como único a ser exaltado.

Mientras se mantiene la espera de si Oliva puede ingresar al más elevado nicho que aspira todo jugador, el cubano fue inmortalizado el sábado al Pabellón de la Fama del Béisbol Latino, evento celebrado en el Anfiteatro Altos de Chavón. De por vida, el cubano fue un bateador de .304. En sus primeras trece campañas nunca promedió menos de .285, además conquistó cuatro lideratos de dobles. Disparó 220 jonrones y remolcó 947 vueltas.

Una vez fue llamado por su compañero Zoilo Versalles como el nuevo Ty Cobb del béisbol por la finura y elegancia de su bate.


Más en El Deporte