Listin Diario Logo
18 de junio 2018, actualizado a las 01:07 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC33ºC
El Deporte sábado, 14 de enero de 2012
0 Comentarios

A TIRO DE HIT

Un Coach Transformador

  • Un Coach Transformador
Kevin Cabral

Esta semana se confirmó que Dave Duncan no regresará como coach de pitcheo de los Cardenales de St. Louis en 2012.

Luego de solicitar inicialmente una licencia por el delicado estado de salud de su esposa, Duncan decidió no continuar en las funciones que ostentaba desde 1996. Es una noticia que no nos sorprende, tomando en cuenta su situación familiar y el retiro de su amigo y socio de muchos años Tony LaRussa.

En cuestión de semanas, los Cardenales han perdido a los tres hombres más prominentes de la organización: Albert Pujols, LaRussa y Duncan. En el caso de este último, su status como uno de los grandes instructores de la era moderna además del impacto en el éxito del equipo a través de los años me motivan a mencionarlo junto a dos futuros inmortales.

El reto que tendrá por delante el nuevo manager Mike Matheny será considerable. Usted no pierde a la combinación más exitosa y duradera de dirigente y coach de pitcheo sin que se sientan las repercusiones. LaRussa será exaltado al Salón de la Fama más temprano que tarde, y Duncan cuenta con el pedigree para acompañarlo.

Es una gran interrogante que reciba la distinción, ya que tradicionalmente los hombres que realizan sus funciones han sido marginados. Pero de que tiene méritos, los tiene.

Pionero
En Chicago, hombres como Lamarr Hoyt (Cy Young en 1983), Rich Dotson y Britt Burns tuvieron sus mejores temporadas bajo la tutela de Duncan.

En Oakland, rescató la carrera de Dave Stewart y logró grandes actuaciones de Bob Welch (Cy Young 1990), Storm Davis, Mike Moore y Scott Sanderson, entre otros.

Además, junto a LaRussa fue pionero definiendo la especialización de roles de los relevistas que utilizan prácticamente todos los equipos hoy en día, con el grupo encabezado por Dennis Eckersley y con actores de reparto como Gene Nelson, Rick Honeycutt, Todd Burns, Eric Plunk y Greg Cadaret.

Transformando carreras
La carrera de Duncan se coronó con sus 16 temporadas en St.

Louis. En el período 1996-2011, los abridores de los Cardenales tuvieron el tercer mejor PCL en todas las Grandes Ligas. Y si usted revisa los nombres, fue un logro que no se consiguió en base a superestrellas como los Maddux, Glavine y Smoltz con que contaban Bobby Cox y Leo Mazzone en Atlanta.

En cambio, Duncan siempre tenía que integrar nuevas piezas a una rotación donde el cambio constante era la norma. Su éxito reparando carreras de otrora estelares o logrando inesperados resultados de lanzadores mediocres habla por si solo. Desde Andy Benes hasta Kyle Lohse, pasando por Kent Bottenfield, Woody Williams, Garrett Stephenson, Darryl Kile, Chris Carpenter, Jeff Suppan, Jeff Weaver y otros.

Algunos ejemplos:
* El antiguo receptor consiguió una temporada de 18-7 de Kent Bottenfield en 1999, quien después de su gran actuación fue la figura central que trajo a St. Louis nada más y nada menos que a Jim Edmonds. La marca de este mediocre lanzador derecho fuera de los Cardenales y de las manos de Duncan: 24 victorias y 36 reveses.

* En 2000, Garrett Stephenson tuvo marca de 16-9. Durante el resto de su carrera, ganó 23 y perdió 30.

* Ese mismo año, Darryl Kile ganó 20 partidos al caer en las manos de Duncan luego de acumular marca de 21-30 en dos años en Colorado, donde perdió por completo la confianza.

Miren estos casos: Woody Williams exhibía récord de 58-62 antes de llegar a los Cardenales, donde logró marca de 45-22.

Luego de salir, ganó 29 y perdió 32. Mientras Jeff Suppan estuvo en St. Louis, logró 44 victorias y 26 derrotas. Con otros equipos, tuvo 94-117.

¿Y Chris Carpenter? Pre-Duncan tuvo 49-50 en Toronto, pero 95- 42 desde que se juntó con este.

En 2002, los Cardenales enfrentaron la trágica muerte por problemas cardíacos de Darryl Kile, y perdieron por períodos prolongados a Benes y Williams.

El equipo se vio obligado a utilizar 14 abridores, incluyendo “luminarias” como Jason Simontacchi (de alguna forma le exprimieron 11 victorias), Bud Smith, Travis Smith y Luther Hackman.

De alguna forma, la dupla LaRussa-Duncan consiguió 66 victorias de sus abridores (97 del staff completo) y llegó hasta la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Poco menos que increíble.

Una de las mejores demostraciones de habilidad de un cuadro de liderazgo siempre preparado y exitoso, que dejó como legado un par de coronas para la franquicia más ganadora de la Liga Nacional.

Con la partida de Duncan, es el real final de una era en St. Louis.

[email protected]
Twitter: @kevcabral

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre