133 años, contra viento y marea

Ejercer el periodismo profesional, bajo el prisma del servicio a la sociedad sin ataduras con el poder, ha sido la experiencia que ha tenido el LISTÍN DIARIO al desbrozar los laberintos de su historia en 133 años. 
 
Tenemos muy claro cuál es la misión esencial de una prensa independiente y la importancia que esta representa para el soporte de la libre expresión de las ideas. 
 
Abrazado a esos principios hemos aprendido a lidiar con barreras de secretismos, realidades políticas y sociales, presiones, ataques y otros desafíos que amenazaban nuestra supervivencia, pero los superamos y nos convencimos de que lo correcto es nunca rendirse ante ellos. 
En los distintos tramos de ese camino laberíntico nunca hemos permitido que la brújula de nuestra misión ni la fuerza natural y moral que la sostiene sean doblegadas por intereses espurios o por las presiones que vienen desde distintos lados. 
 
Por más dificultades, la libertad siempre termina abriéndose paso y la victoria final la logra la sociedad cuando puede vivir en democracia. 
En estos 133 años de vida que cumple hoy, el LISTÍN DIARIO ha experimentado múltiples y duras pruebas para corresponder al compromiso de sus fundadores y herederos de su legado de ofrecer informaciones útiles y de interés a sus lectores y servir de plataforma a las demandas legítimas de los ciudadanos. 
 
Como una especie de areópago moderno, LISTÍN DIARIO ha abierto sus páginas a las disímiles y controversiales ideas de pensadores y colaboradores, actuando como testigo neutro del debate, a fin de que la ciudadanía compulse la diversidad de visiones que acompañan la marcha de una nación y decida a su mejor parecer. 
 
Sin dejar de estar sintonizado con este periodismo de compromiso, LISTÍN DIARIO ha podido sortear los retos de la innovación en diferentes etapas de su andar en este laberinto, asumiendo y aplicando aquellas que se corresponden con las nuevas tendencias que transforman a la prensa y su modelo de negocios. 

 Sus encontronazos con el poder, sobre todo con las aciagas dictaduras a las que enfrentó con dignidad y gallardía en su primera etapa, así como contra las fuerzas extranjeras que invadieron y mancillaron la soberanía del país en dos ocasiones, han ayudado a cimentar buna cultura de independencia que jamás permitiremos que se extinga. 
 
Apegados a esa cultura, rechazamos todas las formas de manipulación, control o leyes que atenten contra la libertad de prensa y de expresión del pensamiento o que pretendan inducir al ejercicio de un periodismo complaciente, timorato o subordinado al mejor postor. 
 
Habiendo navegado por todos los mares de la historia dominicana durante 133 años, abordamos el presente y el futuro con un valioso legado de experiencias que nos motivan a seguir firmes en nuestra misión y a reinventarnos sin miedo para seguir siendo “el periódico de todos los dominicanos”. 
 
Gracias a todos los que han creído en nosotros y nos han apoyado en estos 133 años y a los que se animen a seguirnos en los venideros.