Listin Diario Logo
28 de octubre 2020, actualizado a las 12:17 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial domingo, 20 de septiembre de 2020

REFLEXIONES DEL DIRECTOR

Más campo para los “free-lancers”

  • Más campo para los “free-lancers”
Miguel Franjul
miguel.franjul@listindiario.com

La opción más inesperada para el periodismo, cualquiera que sea su plataforma, era el teletrabajo.

Con la pandemia del Covid-19, no solo se aceleró el vuelco hacia lo digital primero, sino al trabajo a distancia, una práctica que hasta entonces estaba limitada a corresponsales en el exterior o el interior de los países.

La necesidad de confinar a las poblaciones en sus casas para protegerla del Coronavirus, apresuró la masificación del trabajo a distancia, una modalidad que debieron aprender y asimilar los ejecutivos y reporteros de todos los medios, principalmente los escritos y digitales.

Todavía hoy coexisten dos modalidades: la presencial, con muy pocas personas en planta, y la remota, desde las casas. Y creo que prevalecerá así por mucho tiempo más.

El trastorno de los esquemas tradicionales obligó, también, a poner en marcha formas creativas de asociatividad, mediante alianzas que hicieron periódicos digitales e impresos, radioemisoras y televisoras entre sí o con medios semejantes en ciudades y países diferentes, para asegurar la cobertura de noticias. En este escenario entraron, de repente, los periodistas “free-lancers “ ,convertidos así tras ser despedidos de empresas que sucumbieron y cerraron o que se vieron forzadas a reducir sus plantillas de reporteros.

Estos, como trabajadores experimentados en el oficio del periodismo profesional, ejercen ahora en forma autónoma, al servicio de quien los contrate para tareas temporales.

Algunos despedidos, más avisados que otros, han formado pequeñas agencias de noticias, para ofrecer sus trabajos a periódicos impresos o digitales que han visto mermar sus plantillas.

Otros, en cambio, han decidido crear sus propios sitios de noticias, comenzando a edificar modestas empresas periodísticas, esperanzados en triunfar.

Como vemos, el periodismo nunca muere. Se reinventa y muta hacia formas distintas, según sean las circunstancias.