Listin Diario Logo
25 de mayo 2020, actualizado a las 07:26 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial sábado, 04 de abril de 2020

¡Todos a limpiar nuestro país!

No hay antecedentes de un pueblo que, en un mismo día, se haya ocu­pado de limpiar o higienizar su na­ción en aras de la protección de la sa­lud y la vida de los habitantes.

Nosotros, los dominicanos, tenemos hoy la opor­tunidad (más que nada la obligación) de ser los primeros en el mundo que ofrezcan tal ejemplo, apremiados de prevenir la expansión mortífera del coronavirus en una fase en que es posible el esfuer­zo antes de que sea tarde.

Solo basta con que a partir de las 10:00 de la maña­na de hoy los que cumplen las reglas del aislamiento domiciliario busquen cubetas, pañoletas, jabón o ace, escobas y swappers y laven sus casas y las aceras fron­tales, como una forma de impedir que los microorga­nismos del Covid-19 subsistan en los pisos.

De lavar o limpiar las calles de sus vecindarios se ocuparán brigadas de 158 ayuntamientos que, a través de la Liga Municipal Dominicana, han recibi­do las instrucciones de realizar un amplio operati­vo en todo el país.

En particular, los cabildos de las dos mayores me­trópolis dominicanas, el de la capital y el de San­tiago, han comprometido la mayor movilización de su personal de aseo urbano, voluntarios y cuer­pos de bomberos, para que el esfuerzo de limpiar el país sea un éxito.

Otras instituciones privadas, como clubes e iglesias, han anunciado que se sumarán a es­ta jornada, que tiene por consigna “Limpiemos el país”, solo por este día, favorecido por el he­cho de que una mayoría de la población está forzosamente recluida en sus hogares, aten­diendo los consejos de prevención de las au­toridades.

El Ministerio de la Salud Publica, que tiene la direc­ción de la lucha nacional contra esta pandemia del coronavirus, dará también el ejemplo limpiando y fumigando su propia sede.

Todo dominicano consciente del peligro de muerte o enfermedad que trae aparejada esta funesta pan­demia está en el deber de usar sus mejores armas, cómo esta de la higiene, para proteger su salud y su vida y la de los demás.

Enfrentemos, pues, está grave amenaza limpiando nuestro país, haciéndolo con emoción y entusias­mo, que de eso tenemos mucho, para apostar por un mañana más sano y más hermoso para todos.
¡Limpiemos el país!