Listin Diario Logo
29 de marzo 2020, actualizado a las 08:50 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial domingo, 12 de enero de 2020

REFLEXIONES DEL DIRECTOR

Ya no hay zonas de confort en las redacciones

  • Ya no hay zonas de confort en las redacciones
Miguel Franjul
Santo Domingo, RD

Con la rapidez con que llegan y se asumen las innovaciones que transforman el periodismo digital ya no hay zonas de confort en las redacciones integradas, como ocurría en los tiempos en que solo producíamos ediciones impresas.

En aquellos tiempos, las rutinas apenas cambiaban de forma radical, como ocurre ahora, pues las dinámicas de trabajo se ceñían a un patrón de búsqueda de noticias en fuentes oficiales y en algunas entidades privadas, lo que implicaba estacionar un periodista para cada fuente o un grupo de fuentes.

Había que ser creativo para husmear asuntos que oficialmente no informaban las instituciones públicas, y el reportero que conseguía la exclusiva prácticamente le ganaba la partida al resto de sus compañeros, que también permanecían en la fuente hasta que retornaban a sus redacciones o casas al mediodía.

Regresaban en la tarde a redactar las notas y terminar su jornada del día. Los reporteros que no tenían fuentes fijas y estaban en stand-by disponibles para cualquier cobertura de eventualidad gozaban de mayor margen para moverse en distintos escenarios, generalmente buscando las noticias de la calle, las últimas novedades del día.

Ahora no existe ese patrón. Los redactores no están atados a una o más fuentes fijas. Van tras la noticia o encaminan sus investigaciones sin depender de los boletines o notas de prensa oficiales, porque estas llegan por sí solas a las redacciones.

En cierta medida, este esquema representa un antídoto contra el periodismo de gaceta oficial que, años atrás, representaba la mayor fuente de los contenidos de un diario.

Con las dinámicas generadas en la esfera digital, la competencia por ser primeros dando las noticias o por conducir mejor el seguimiento de las mismas y, además, por explotar el maximo de ángulos posibles de un episodio, hacen que desaparezcan las antiguas “zonas de confort” que permitían las rutinas invariables de cada día.

Vivimos un periodismo más dinámico. Más versátil, pues los recursos sonoros y visuales, más las infografias e imágenes animadas, proveen el espacio y las condiciones para monitorear y dar seguimiento a las historias hasta que se agoten.

Además, los redactores de ahora no son “exclusivos” de ninguna fuente. Están para abordar todas las órdenes de búsqueda y trabajar sin los estrictos horarios acostumbrados del pasado modelo, y para dar la noticia en cualquiera de las plataformas y formatos.