Listin Diario Logo
05 de diciembre 2019, actualizado a las 12:03 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial miércoles, 04 de diciembre de 2019

La tomadura de pelo de El Abusador

Sin duda alguna, se trata de una de las más resonantes tomaduras de pelo a las autoridades que se haya visto en los últimos años. El sagaz narcotraficante “César El Abusador” supo burlarse de sus persecutores dominicanos, haciéndoles creer que se agazapaba en el país, no en el extranjero.

Bajo falsos señuelos o estratagemas confusionistas, las autoridades antinarcóticos y judiciales desplegaron distintos e impresionantes operativos en su búsqueda, mientras el fugitivo se instalaba en Cartagena y Barranquilla, Colombia, desde finales de octubre.

La convicción era tan fuerte que las autoridades dominicanas aseguraron que el sagaz capo de las drogas “logró evadir el cerco” hace unos días, tras intensos operativos en Loma de Cabrera y Jarabacoa, y que pudo salir del país el pasado fin de semana por un punto de costa entre Pedernales y Barahona, hasta ser capturado en Colombia.

Pero las confesiones que ha hecho el propio “César El Abusador” ante sus interrogadores colombianos, revelan que desde finales de octubre se encontraba en la nación sudamericana donde, inclusive, sobrevivió a un intento de asesinato por parte de otros sicarios.

No fue atrapado entonces, por accidente, porque las autoridades de Barranquilla que estaban investigando el episodio del ataque no disponían de la identidad de los protagonistas.

Fue este lunes, sin embargo, cuando cayó en manos de las autoridades colombianas, auxiliadas por marshalls norteamericanos, al dejar pistas de su participación en un negocio de trata de prostitutas.

Con el nuevo dato de que su presencia en Colombia se remonta a más de un mes antes de su apresamiento, lo que se impone es que las autoridades dominicanas revisen la calidad de sus fuentes de información para no seguir dando palos a ciegas en un asunto de envergadura, como ha sido el caso de la persecución del llamado “Rey de la cocaína” del Caribe, uno de los criminales más buscados por la justicia de los Estados Unidos.

Y como es seguro que César El Abusador dará datos de valor a las autoridades colombianas y norteamericanas, lo que procede es gestionar con ellas las informaciones pertinentes que ayuden a desmantelar los tentáculos activos de la red de narcotráfico y proxenetismo que aquel dirigió durante casi 20 años, con plena impunidad.

Tras esta tomadura de pelo, al capo solo le queda disfrutar, con pícara soto risa, su magistral travesura en lo que llega la hora de su largo presidio.