Listin Diario Logo
10 de diciembre 2019, actualizado a las 01:08 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial miércoles, 09 de octubre de 2019

EDITORIAL

Peligros a la vista

La desaceleración de la economía en todo el mundo presagia dificultades en el futuro inmediato y esto amerita que el país comience  a adoptar decisiones bien calculadas para evitar efectos peligrosos en el aparato productivo.

La nueva directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), señora Kristalina Georgieva, ha advertido que “en el 90% de los países del mundo, la economía global se encuentra ahora en una desaceleración sincronizada”.

Más directamente aun, la experta dijo que el crecimiento del comercio mundial “se ha detenido casi por completo”.

¿Por qué sucede esto? La actividad manufacturera y la inversión se han debilitado y ahora el riesgo es que esa ralentización se extienda a los servicios y al consumo en todo el mundo.

Hablando en la sede del organismo en Washington una semana antes de la Asamblea Anual conjunta del FMI y el Banco Mundial, Georgieva ha identificado como una de las fuentes de la desaceleración, la guerra comercial que libran Estados Unidos y la República Popular China.

“Nuestro mundo está entrelazado, por lo que nuestras respuestas deben ser coordinadas”, expresó Georgieva, economista búlgara que sustituye a Christine Lagarde al frente del FMI.

Lo que está en juego, según los estimados del FMI, es una pérdida de 700,000 millones de dólares -0.8% del PIB del mundo- como efecto acumulativo de la confrontación comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

Las autoridades y líderes empresariales de República Dominicana tienen que tomar nota de esta advertencia y comenzar a adoptar decisiones precisas para evitar que una de las economías más dinámicas de América Latina, quede atrapada por la incertidumbre mundial que la rodea.

Defender la estabilidad macroeconómica, disciplina fiscal, atraer la inversión, incentivar el turismo, dinamizar las exportaciones de bienes terminados y productos, constituyen líneas rojas que los dominicanos debemos cuidar con esmero.

La desaceleración parece un fenómeno mundial ineludible y por tanto es una gran responsabilidad de las autoridades estar prevenidas para evitar efectos negativos en la historia de crecimiento que ha registrado el país por más de 15 años consecutivos.