Listin Diario Logo
17 de noviembre 2019, actualizado a las 12:01 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial miércoles, 25 de septiembre de 2019

Un inoportuno “inconveniente”

La Refinería Dominicana de Petroleo ha confirmado que la importación de fuel oil, el combustible fuerte que se utiliza en la generación de energía eléctrica, ha tropezado con serios inconvenientes en las últimas semanas.

Uno de ellos fue la devolución de un despacho de 84 mil barriles del fuel oil que importó el pais pero que, según la Refinería, no “compatilizaba” con el refinado aquí, lo que huele a producto de mala calidad.

Y el otro factor que cita la Refinería es el de las tormentas que han afectado el área del Caribe en las últimas semanas, fenómenos que, como se sabe, tienen su origen en las costas africanas.

Justamente de Nigeria, nación africana, es que proviene, hasta donde se sabe, un apreciable volumen de este combustible que la Refinería le compra luego de la declinación de las adquisiciones en Venezuela y México.

Si es por el paso de las tormentas, es previsible que el país tenga que esperar un tiempo más para que las condiciones atmosféricas permitan la regularización de los despachos, ya que de estos depende la normalización del suministro de energía eléctrica a la población.

Los usuarios del sistema han sido fuertemente castigados en las últimas semanas por apagones de larga duración que, por ser tales, obligan a un incremento de los gastos familiares en la compra de combustibles para plantas o equipos de emergencia.

A su vez, los apagones encarecen los precios de productos y servicios y crean un estado de ánimo volatilizado, porque la gente siente que sus estilos de vida se trastornan por estos motivos.

Junto a este problema de insuficiente disponibilidad de fuel oil para las plantas energéticas, la Refinería hace frente a los problemas que se puedan derivar de un trasiego lucrativo de combustibles, especialmente gasolina y gasoil, hacia Haití, donde la escasez es aguda en estos momentos.

Esta combinación de elementos entraña riesgos para el país, pues si se demora la provisión de fuel oil de calidad o si se permite una desviación de combustibles hacia Haití, en momentos en que los conflictos en el Medio Oriente inciden en los precios internacionales del petróleo, nuestra economía se expondrá a serios vaivenes.

Subiría la inflación y, con ella, la insatisfacción popular por la crisis y encarecimiento de los servicios más elementales. De eso debemos cuidarnos.