Listin Diario Logo
20 de octubre 2019, actualizado a las 08:05 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial martes, 10 de septiembre de 2019

“Dorian” deja lecciones ineludibles

Lo que acaba de pasar en la “autopista” atlántica de los huracanes que se extiende desde los desiertos del oeste de África hasta las nevadas aguas de Groenlandia, es de espanto y lección.

El huracán “Dorian” destruyó, literalmente, Bahamas, con un terrible saldo de muertos, heridos, desaparecidos y el aniquilamiento de la infraestructura de ese archipiélago situado justo al norte de Cuba y la isla de Santo Domingo.

En Carolina del Norte, Estados Unidos, las inundaciones fueron tan terribles que dejaron aisladas a miles de personas.

“Dorian” fue un huracán aleccionador y coincidente en la fecha de su paso al norte del Caribe con dos terroríficos ciclones: “San Zenón”, el 3 de septiembre de 1930, que volteó la ciudad de Santo Domingo y abatió a todo el país; y “David”, que el 31 de agosto de 1979 provocó un nivel de destrucción tan terrible que mató a miles de dominicanos, arrasó con la infraestructura energética, la agricultura y la red de puentes y carreteras del país.

Pero lo que acaba de provocar “Dorian” en Bahamas y la costa Este de Estados Unidos es digno de ser tomado en cuenta, para que tanto el gobierno como las autoridades municipales en todo el país saquen lecciones y tengan respuestas a fenómenos como estos que en número creciente podrían azotar el territorio dominicano en el presente y en el futuro inmediato.

Observar el desolador panorama actual de Bahamas, enviar ayuda y personal para contribuir en la recuperación de la vida en ese territorio, debe ser una acción afirmativa de solidaridad de República Dominicana con esos vecinos.

Más aun, personal líder de la Defensa Civil y otros organismos deben examinar exhaustivamente qué pasó en Bahamas y cuál es la respuesta apropiada para que una tragedia como esa resulte más llevadera para las personas y la recuperación tenga un camino expedito para convertir ese revés natural en una oportunidad de hacer las cosas mejor.

No debe estar lejano el día en que las naciones del Caribe -trayecto natural de los huracanes del Atlántico- sellen una alianza automática para darse toda la ayuda ante tragedias como la que acaba de abatir a Bahamas, por la furia de “Dorian”.