Listin Diario Logo
20 de junio 2019, actualizado a las 02:11 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial sábado, 25 de mayo de 2019

Cuando la opción es largarse

Los atracos y el estado de inseguridad se han constituido, en los últimos tiempos, en el principal factor de inquietud, indignación e incertidumbre entre los dominicanos.

En la escala de los problemas que más perturban a la población, al de la delincuencia le siguen el desempleo y el alto costo de la vida, según los datos de la última encuesta Gallup Dominicana publicada por el periodico Hoy a principios de este mes.

Un 68.3 porciento de los encuestados estuvo de acuerdo en señalar la ocurrencia de atracos como el principal problema que gravita sobre la sociedad. Por lo cual no es casual que, concomitantemente con este registro, también se sitúe en niveles altos el porcentaje de dominicanos que quieren emigrar del país por esa y otras causas.

El universo de ciudadanos afectados por la ola de la delicuencia es inconmesurable. No solo se mide por el número de víctimas directas de los atracos y las violencias físicas y verbales que acompañan estas agresiones, sino por los impactos emocionales que dejan, como huellas imborrables, en las familias y amistades de los afectados.

Por eso es alto el nivel de sensibilidad que muestra la sociedad frente al fenómeno de la delincuencia desbordada. Porque asume que peligra su seguridad y que el Estado no tiene capacidad para garantizarle la protección necesaria.

El deseo de emigrar, expresado por un 49 porciento de los encuestados para otro sondeo de diciembre del 2018, es un reflejo de la inseguridad predominante.

Muchos están hartos de vivir a expensas de los macabros caprichos de los delincuentes. Muchos están cansados de soportar el vergonzoso maridaje entre estos y los policias y militares que los protegen, muchos se sienten impotentes ante la impunidad con que actúan, y por eso quieren largarse hacia otras latitudes, donde creen que pueden recobrar la esperanza y el derecho a vivir en paz y en orden.

Difícil resulta convencerlos de que no lo hagan.