Listin Diario Logo
15 de septiembre 2019, actualizado a las 07:13 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial martes, 14 de agosto de 2018

El vertedero que mata la gallina de los huevos de oro

Ahora que Puerto Plata recobra los altos picos de las visitas de turistas de cruceros, un factor perturbador, tan dañino como el cáncer, amenaza con malograr ese turismo masivo y rentable: el vertedero a cielo abierto que existe próximo al puerto turístico, una fuente permanente de contaminación ambiental.

 Se tenía la esperanza de que al abrirse el moderno puerto Amber cove, el vertedero, que está próximo a esa instalación y a los hoteles de Maimón y Cofresí, quedaría inutilizado y trasladado a otro lugar desde el cual los lixiviados que se producen en el proceso de manejo de la basura no puedan llegar ni al puerto ni a otras zonas susceptibles.

 Ahora que el vertedero se encuentra afectado por conatos de incendio que despiden gruesas humaredas, estas brumas malolientes llegan hasta el puerto, impregnan el interior de los cruceros, y tornan el ambiente en irrespirable para los turistas que tienen que movilizarse desde allí hasta la ciudad de Puerto Plata.

 El Gobierno y el sector privado han invertido mucho dinero para hacer reflotar el turismo puertoplateño y el esfuerzo está dando positivos resultados. El presidente Danilo Medina ha sido un aliado de este renacer y ha dispuesto obras para apuntalar el turismo en esa demarcación.

 Meses atrás estuvo por el vertedero y se pudo enterar de sus terribles impactos. Luego llamó al alcalde Walter Musa para que se le busque una solución y se aceleren los trabajos de la carretera Puerto Plata-Maimón, entre otras iniciativas.

 Una vez se intentó resolver el problema del vertedero creando un relleno sanitario en la Loma de la Bestia, pero la obra quedó inconclusa.

 Ahora sí es verdad que ha llegado el ineludible momento de tomar acción definitiva para erradicar ese vertedero a cielo abierto, el factor que puede matar de nuevo la gallina de los huevos de oro del turismo puertoplateño.