Listin Diario Logo
21 de enero 2022, actualizado a las 02:45 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios miércoles, 10 de noviembre de 2021

Coach: La clave está en la planificación y en pocas metas

  • Coach: La clave está en  la planificación y en pocas metas
Cándida Acosta
Santo Domingo, RD.

La productividad es el norte de toda empresa que, como negocio, busca avanzar su rentabilidad y a la vez mantener un clima laboral positivo.

Sin embargo, para lograr esto se requiere de un plan estratégico sin burocracia en los procesos, con metas cumplibles, con gente comprometida y con empresas con un claro enfoque.

Esas conclusiones son parte de una amena conversación con un líder entrenador (coach) como es Franklin Limardo, un venezolano radicado en el país con gran experiencia en ayudar a las empresas en la parte motivacional de sus colaboradores, pero también en la construcción de una planificación estratégica que contribuya a generar cambios positivos importantes dentro de las compañías.

“Todos necesitamos un coach, un entrenador, un par de ojos y orejas que no sean las nuestras, para tener una mirada más objetiva”..
Franklin Limardo

Limardo derrocha entusiasmo, pasión y entrega por lo que hace y… motiva a hacerlo, en momentos como los actuales, en los que el mundo atraviesa cambios nunca vistos y en los que las formas de trabajo también han cambiado.

Afirma que si algo enseñó la pandemia es que los equipos tienen que ser productivos, las organizaciones tienen que ser más ágiles y, por tanto, los equipos tienen que estar más empoderados.

 A su juicio, la productividad en las personas se traduce en empresas más productivas.
 Puntual con el horario, estricto en el mensaje, cauto con el lenguaje, Limardo pertenece al grupo de personas que habla lo necesario y lo certero. Entiende que hablar demás no es buen consejo, es como la frase aquella que reza “quien mucho habla, mucho yerra”.

Lo preciso y puntual es parte de la clave. Reitera  por tanto que hoy se requiere tener organizaciones altamente productivas.

¿Dónde está la clave?...
Para Limardo lo primero, para hacer una empresa más productiva, es bajar el enfoque, reducirlo, y concentrarse en un segundo plano en dos o tres metas, es decir, no distraer el enfoque en muchas metas, sino en menos, porque con menos metas se podrá lograr más.

Como tercer paso, Limardo sugiere enfocarse en desarrollar una planificación estratégica alcanzable.

Para el director de ‘Esfuérzate y Hazlo’ el liderazgo es vital en una empresa. Además de Venezuela, están Colombia, EEUU, Chile, Aruba, República Dominicana y Panamá.

Esfuérzate y Hazlo empezó hace 20 años como una organización del área motivacional, dedicada al trabajo en equipo y el liderazgo, funciones que siguen haciendo actualmente, a lo que han dedicado el desarrollo de una cultura de productividad en las personas.

Insistió Limardo en que todos buscan tener mayor productividad, ganar más dinero, que organizaciones sean más rentables y poder repartir entre sus empleados, “pero el punto es que tú no puedes hacer eso si no tienes una organización altamente productiva”.

El asunto es aspirar alto, a más, pero empezar con pocas metas anuales, mediante un plan estratégico. En ese contexto, Limado citó a Jhons Cobit, quien ha hecho muchos estudios a las empresas, y descubrió “que las empresas que se colocan una a tres metas al año logran de una  a tres, las que se colocan de cuatro a seis logran de una a dos y las que se colocan de siete o más no alcanzan ningunas”.

Repensar el pensamiento
“Nosotros cuando vamos a una compañía lo primero que miramos es su plan estratégico y si no lo tienen los hacemos y allí aseguramos tener pocas metas”, explicó el especialista,

Cuando haces esto reduces el enfoque, y tienes pocas metas, luego se busca que las organizaciones sean más ágiles, quitando la burocracia, repensando el pensamiento. 

Como un ejemplo simple, Limardo indicó que en una compañía en la que se reúnan a todos los departamentos y se les pida quitar todos los procedimientos que se pueda, sin tocar los controles no negociables de la empresa y se verá que hay muchas cosas que se están haciendo demás.

Adicionalmente, dentro de la empresa hay que ir a la par con las tecnologías, porque de lo contrario “el lento se quedará atrás”, y se necesita estar delante de lo que viene, ya que las tecnologías no piden permiso y ya casi todo está en internet.

Un equipo empoderado, comprometido es igual de importante. “Si algo nosotros entendemos es que todo se cae o se levanta por liderazgo, como dice John Maxwell. Entonces, lo que hay que hacer es mejorar el liderazgo en el equipo y asegurar que esté integrado”, afirmó.

En una empresa donde todos hagan las cosas a su manera no habrá una mejor productividad. Los tiempos han cambiado y por eso hay que dejar a cada persona que haga lo que le toca, lo suyo, a sabiendas que está empoderada, que tiene el conocimiento, expectativas, pero sobre todo que sepa que será medido y lo que se espera de su trabajo.

De acuerdo con Limardo, los líderes tienen que estar cerca de su equipo, conocer sus problemas, ponerse a su servicio y celebrar lo bien hecho, porque está demostrado que las reuniones bajo reclamaciones (boches) no animan a nadie.

Un personal con bajo salario, con controles y en base a “boches”, es de muy difícil operación. 

Logros en empresas
 Esfuérzate y Hazlo, en sus intervenciones en empresas latinoamericanas exhiben como un logro mejoras en productividad y rentabilidad, bajo ausentismo y accidentes laborales, y se han expandido y alcanzado mayor volumen de negocios.

Equipo ágil
“Cuando tienes gente empoderada, gente que está trabajando en equipo y es una organización ágil que está trabajando en menos cosas, que todo el mundo sepa todo, es un gran regalo”, aseguró Limardo al explicar que está trabajando con una organización en la que hasta el vigilante sabe cuál es la meta.

Mirar hacia dentro
Limardo sugiere asumir la rendición de cuentas, mirar hacia dentro y anticipar como puntos claves para hacer más. ver en www.esfuerzateyhazlo.com, y en @esfuerzateyhazlo.