Cerca del total de los servicios están automatizados en el país

  • Los ciudadanos anhelan que los servicios que falten sean automatizados.

Jhenery Ramírez
Santo Domingo, RD

Cuando se trata de automatización, es muy fácil hablar del tema porque muchos de los servicios, sobre todo estatales, por los cuales el dominicano debía ir a una oficina y pasar largas horas, ya se pueden hacer desde cualquier lugar.

Sin embargo, hay sólo unos pocos de ellos que todavía siguen en lo tradicional, aun cuando ya pueden ofrecerse totalmente en línea y en vez de ahorrar tiempo y dinero al dominicano, siguen causando estrés y la famosa frase de cualquiera que tiene bastante tiempo en una fila: “¿Y para que yo tenía que venir? Eso debería hacerse online”.

Por ejemplo, un día necesitaba renovar el estado civil de mi cédula de identidad. Navegué y navegué en internet para ver si podía hacerlo en línea como hice con la renovación de pasaporte, un proceso que fue muy ágil y donde solo tuve que subir los documentos escaneados y pagar online, todo desde la comodidad de mi hogar.

Lamentablemente, en la “Plataforma de Servicios en Línea” de la Oficina Gubernamental de Tecnologías de la Información y Comunicación (OGTIC)  no figuran los servicios de la Junta Central Electoral (JCE), por lo que busqué en su portal institucional y tampoco obtuve respuestas favorables para mí, por lo que tuve que trasladarme a esta entidad, hacer una larga fila y esperar cinco días para otra vez volver y que me entregaran el documento de identidad.

Hubiese sido tan fácil para mí escanear el acta de nacimiento, la foto con los requerimientos que se exigen para renovar el pasaporte, el acta de matrimonio y todos los demás documentos, además de pagar online. Por una plataforma de la JCE hubiese podido cambiar mi dirección al documento solo adjuntando el contrato de electricidad, pero este servicio no está automatizado.

Lo peor no fue esto, ya que también antes de renovar la cédula tuve que ir a la JCE a buscar las actas de matrimonio y de nacimiento, documentos que en línea podrían encontrarse fácilmente solo con el número de identidad.  

No obstante, así como este servicio, otros como las reclamaciones para reembolsos del seguro de salud deben finalizarse de forma presencial, a pesar de que el envío de comprobantes de pago y la explicación del caso se realiza vía correo electrónico y de que el reembolso se puede recibir por transferencia.

Por ciudadanos consultados por Listín Diario y por las búsquedas en la plataforma de servicios en línea, también este medio se enteró de que a pesar de que los certificados de bachiller ya son entregados en línea por el Ministerio de Educación, los estudiantes que concluyeron entre los años 1994 y 2000 deben retirarlos de forma presencial.

Otro retroceso que todavía continúa en la educación por falta del aprovechamiento de la tecnología está marcado por los libros físicos, pues si un padre no tiene dinero para comprar estos a sus hijos, los mismos se quedarán sin aprovecharlos. Digitalizar estos materiales debería ser uno de los próximos pasos tecnológicos a implementar en el país, pues ya muchos estudiantes del sector público poseen una tableta o una computadora.  

Que los libros estén totalmente digitales ahorraría gastos en impresiones por parte de las empresas y que estos se vayan deteriorando con el paso de los años, quitando la posibilidad a que miembros de una misma familia tengan que volver a comprar esos materiales, ya sea por deterioro o por pérdida.

Para un cotizante cambiarse de Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) debe ir presencial a realizar el proceso en la empresa de la que desea salir, pese a que solo debe presentar su cédula y se le llena un formulario.

Un caso diferente, pero obsoleto y que podría mejorar también es el de los seguros de salud y las farmacias, donde a pesar de que las personas no tienen que ir a la farmacia para comprar medicamentos con receta y lo pueden hacer por WhatsApp, la empresa suministradora de fármacos debe quedarse con la receta original y entregar las copias al cliente, por exigencias de las ARS, a pesar de que en el sistema se refleja cuando una personas asistió al médico, el nombre del doctor, el centro y la fecha de consulta, por lo que probablemente esto se pueda simplificar.  

A las entidades bancarias hay que asistir de forma presencial para firmar los contratos de un préstamo, para aperturar una cuenta de ahorros y aunque algunas veces son enviados de forma digital, en otras ocasiones a los clientes les hacen ir presencial para poder entregar un estado de cuenta. 

EN LÍNEA

Entre algunos de estos se encuentran los servicios de pasaporte, la renovación de licencia de conducir, el certificado de buena conducta, los registros en la Oficina Nacional de Derecho de Autor (ONDA) y en la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial (ONAPI), así como el pago de impuestos.