Listin Diario Logo
05 de agosto 2021, actualizado a las 09:31 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios martes, 22 de junio de 2021

La covid disparó un 25 % la tasa de pobreza en Portugal

  • La covid disparó un 25 % la tasa de pobreza en Portugal
EFE
Lisboa

La pandemia abrió aún más la brecha de la la desigualdad en Portugal, donde más de 400,000 personas cayeron por debajo del umbral de la pobreza y el indicador se disparó un 25 % desde marzo de 2020.

Los datos, divulgados por el Observatorio Social Fundación "la Caixa" en base a un estudio de la Universidad Católica de Lisboa, indican que antes de la crisis provocada por la pandemia la tasa de pobreza era del 18.3 % y ahora se sitúa en el 23 %.

Habría que remontarse a 1994 para comprobar unos niveles tan altos de pobreza en Portugal, continúa el informe, que considera que están por debajo del umbral de la pobreza aquellas personas que viven en hogares cuya renta es inferior al 60 % de la media de su país.

La crisis tuvo efectos asimétricos en Portugal, donde la clase baja y media-baja, la región sureña del Algarve y los escolares hasta los 9 años fueron los grupos más afectados, según el estudio.

Se incrementó "la distancia entre ricos y pobres" y la desigualdad creció más de un 9 % durante el primer año de la pandemia, subraya el informe.

Además, la crisis originó una "pérdida significativa" de las rentas de la población portuguesa.

Si el rendimiento medio anual era antes del escenario de la pandemia de 10,100 euros anuales, durante la crisis la renta media se situó en 9,100 euros.

De media, los portugueses han perdido durante la pandemia un 7 % de su rendimiento anual, aunque hay una horquilla muy amplia de variación en función de los grupos.

La clase baja perdió el 19 % de sus rendimientos anuales y la clase media-baja el 16 %.

Entre las conclusiones, el estudio evidencia que las políticas de protección extraordinarias aplicadas por el Gobierno luso atenuaron el impacto de la pobreza y la desigualdad.

Sin dichas políticas, el confinamiento inicial que hubo en Portugal de ocho semanas hubiera producido un impacto similar al de un año entero sobre la pobreza y la desigualdad.