Economistas creen es momento de comenzar debate de la reforma fiscal

Analizan los impuestos que debería contener la reforma fiscal, creen debe ser una prioridad

Cándida Acosta
Santo Domingo, RD

Todos están contestes de la obligatoriedad de poner sobre la mesa los impuestos que deberán ser discutidos para la aplicación de una reforma fiscal. No obstante, también se tiene claro que nadie quiere que lo "toquen".

En un webinar sobre el "Impacto económico del Covid-19. Camino a la recuperación", de la Asociación de Industrias (AIRD) por la plataforma Zoom con los economistas Magín Díaz, Roberto Despradel y José Luis De Ramón, los panelistas plantearon la necesidad de una reforma que garantice sostenibilidad, ya que según Despradel el endeudamiento externo rondan el 74% y solo en 2020 el flujo de divisas que entró a la economía para impulsar los programas sociales y hacer frente al impacto de la pandemia fue de casi US$6,000 millones.

 Sostuvo que ese flujo de divisas no se va a poder mantener y hay que tenerlo pendiente en una reforma fiscal 2021-2022 y que por eso es importante el dinamismo de los sectores externos.

 Despradel afirmó que un 72% de la deuda corresponden a bonos soberanos. Un 63% del endeudamiento ha sido con gobiernos (bilateral); y un 21.4% con organismos multilaterales, dijo.

Despradel indicó que las reservas internacionales del Banco Central se mantienen relativamente altas, trayendo tranquilidad y confianza a los agentes económicos, que el crédito comienza a agilizarse y que hay suficiente liquidez en el sistema facilitando el crédito bancario, junto a una política de tasas de interés baja por parte del Banco Central con el objetivo de  dinamizar la producción y el consumo.

Magín Díaz manifestó que actualmente se está poniendo de moda poner impuestos a las riquezas, pero esa medida que se estuvo aplicando en 15 países no ha dado el resultado esperado y ya solo se aplica en tres. 

Citó el impuesto a la contaminación como otro que aplican otras naciones, y a las plataformas digitales, y el impuesto mínimo a las empresas multinacionales que se mueven en busca de empleo barato. El problema dijo, no son ni los impuestos a los ricos ni los impuestos a los pobres, sino "a los que quedan en medio", porque entonces va a ser una reforma muy difícil de vender políticamente. 

Indicó que hay una propuesta para cobrar el ITBIS trimestral a las Pymes, lo cual puede ser otra posibilidad y ver todos los impuestos, “tocar todos los pilares del sistema”.

Díaz dijo ser optimista en torno a que la economía crecerá. Explicó que, pese a la pandemia, la tasa de pobreza creció muy poco, pero que esto ha tenido un costo en déficit, deuda. Al hablar de la deuda, explicó que el problema no son las tasas de interés, sino que el país recauda poco y que los intereses ya alcanzan el 30% de lo recaudado. Aseguró que al pasar de 15% se enciende un alerta que es necesario considerar.

Los tres economistas plantearon diversos tópicos en cuanto a la posibilidad y características de una reforma fiscal. Este fue un tema tan presente en el panel que Circe Almánzar, vicepresidente ejecutiva de la AIRD, dijo que será necesario un panel o webinar solo para debatir el tema y que éste, probablemente, será objeto de muchos debates.

De Ramón expuso su preocupación por el peso de los intereses de la deuda externa que ya en el presupuesto ha llegado al 30% de los ingresos. Dijo es partidario de buscar consenso, pero asegura que esa reforma debe ser discutida desde hoy. Magín Díaz, José Luis De Ramón y Roberto Despradel participaron en un webinar de la AIRD. El economista considera necesario romper el “desencuentro” de que se paga poco y no lo gastan bien y que como se a un 13% al Gobierno y lo gasta como le da la gana, entiende que la reforma fiscal debe discutirse cuanto antes mejor. Afirma que la gente debe decir qué es lo que quiere y no debe haber jugadores condicionales, sino de “jugamos todos o se rompe la baraja”.

De Ramón señaló que el hecho de que el país se encuentre en un proceso de rebote positivo no debe hacer olvidar problemas estructurales vigentes y que el Covid-19 ha conllevado costos que van más allá de la pérdida del PIB, así como temas sobre los cuales debe mantenerse un alerta tales como las tendencias inflacionarias, el alto precio de los commodities, los niveles de deuda y de intereses de la misma en relación a los ingresos tributarios, entre otros. Afirmó que es necesario abocarse a definir una estrategia y a definir el tipo de Estado que se desea para hablar de reforma fiscal.

Indicó que el apoyo del Banco Central a la recuperación ha tenido un costo fiscal que será necesario pagar, pero esto se ha notado en el empleo en algunos sectores. Señaló que es necesario potenciar sectores como el turismo y el sector industrial y sus exportaciones y reducir las importaciones como forma de reducir el déficit.

 Los economistas entienden que a todo el mundo va a afectar, por lo que el Gobierno debe presentar una propuesta clara y comenzar el debate de la reforma fiscal. Se mostraron su acuerdo que cualquier reforma fiscal que se impulse ha de ser el resultado del más amplio consenso y sobre la base de la equidad tributaria. En tanto, un representante del sector privado, el empresario Franklyn Báez, cree necesario un acuerdo nacional para aplicar una reforma integral en más de un año y sentarse en la mesa, para no seguir cargando a los sectores que siempre han pagado.

AIRD ve señales claras para el optimismo

“El sector industrial visualiza señales claras para sostener un sano y prudente optimismo, a pesar de múltiples problemas estructurales que aquejan al país, pero también tanto el sector privado como el sector público hoy están mostrando señales de voluntad para avanzar, para definir estrategias e implementarlas, para mejorar el marco en que producimos y hacemos negocios”, expresó Celso Juan Marranzini, presidente de la AIRD.

Marranzini indicó que hay un camino un camino hacia el crecimiento económico y el bienestar social y añadió que es posible, desde el sector industrial, impulsar un desarrollo sostenible de la nación que implique un mayor bienestar y calidad de vida para todos.