Listin Diario Logo
18 de abril 2021, actualizado a las 12:10 AM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios miércoles, 24 de febrero de 2021

Tomar las decisiones de negocio correctas

  • Tomar las decisiones de negocio correctas
Marielisa Mata / Gerente de Consultoría
aldia@deloitte.com
Deloitte Republica Dominicana

Para cualquier organización tomar decisiones “correctas”, es de las actividades más transcendentales, pero un número sorprendente carece de claridad sobre qué decisiones deben tomarse, quién es responsable de tomarlas y cómo debe desarrollarse el proceso.

Las prácticas efectivas de tomas de decisiones son una parte integral de la madurez de una organización, que a su vez está fuertemente asociada con mejores resultados comerciales.

Afortunadamente, lograr que la toma de decisión sea “correcta” depende en gran medida de un conjunto de factores:

Simplificar y aclarar los procesos de decisión en toda la organización. La eficacia de la toma de decisiones depende fundamentalmente de la claridad y sencillez con que se definen y comunican quién, qué y cómo se toman las decisiones.

Establecer una responsabilidad sólida y transparente. La rendición de cuentas no se trata de identificar dónde echar la culpa por las decisiones que salieron mal. Se trata de evaluar los resultados en comparación con las métricas acordadas. El objetivo es permitir que la organización aprenda tanto de sus fracasos como de sus éxitos.

Alinear a los grupos de toma de decisiones con una misión común. Establecer una misión común clara puede ayudar a contrarrestar el riesgo de ralentizar el proceso y sabotear la calidad de las decisiones.

Fomentar la autoridad distribuida. Cuando sea apropiado, empoderar a los trabajadores para que tomen decisiones puede resultar en una mayor agilidad y capacidad de respuesta.

Priorizar la voz del cliente en las decisiones. Una de las formas más importantes de comprender mejor los deseos y necesidades de los clientes es que las organizaciones escuchen más atentamente lo que dicen sus clientes.

Al final, mejorar el proceso de toma de decisión es un objetivo alcanzable, aunque no siempre fácil, que puede comenzar con la única decisión de proceder. Los beneficios pueden superar con creces las inversiones. Al adoptar un enfoque detallado y bien pensado, las organizaciones pueden inspirar una nueva cultura de transparencia y responsabilidad que las ayudará a ser más competitivas, más adaptables y más receptivas a las necesidades del mercado.