MENSAJE

Esclavitud sigue afectando a millones de personas, advierte directora de la Unesco

  • La abolición de la esclavitud comenzó en la isla Santo Domingo 

Lilian Tejeda
Santo Domingo

La directora general de  la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Audrey Azoulay, advirtió que las formas actuales de esclavitud siguen afectado a millones de personas, especialmente a mujeres y niños.

“El horror de la esclavitud nos hace reflexionar sobre la humanidad y cuestionarla. La esclavitud es el resultado de una visión racista del mundo que pervierte todos los aspectos de la actividad humana”, señala Azoulay en su discurso con motivo del Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición que se conmemora este 23 de agosto.

Azoulay plantea que la visión esclavista aún persiste en discursos y actos de violencia que no son en absoluto aislados.

“Todas estas conmemoraciones nos animan a seguir esforzándonos por poner fin definitivamente a la explotación humana y por garantizar que la memoria de las víctimas y de los que lucharon por la libertad siga siendo una fuente de inspiración para las generaciones futuras”, expone la ejecutiva de la Unesco.

Abolición de la esclavitud inició en Santo Domingo

Esta fecha tiene una relación especial con la isla que hoy comparten República Dominicana y Haití. Y es que fue aquí donde comenzó una sublevación que sería de decisiva importancia para la abolición del comercio transatlántico de esclavos.

“Este 23 de agosto honramos la memoria de los hombres y mujeres que, en 1791 en Santo Domingo, se sublevaron y allanaron el camino para poner fin a la esclavitud y la deshumanización. A través de ellos, rendimos tributo a su memoria y a la de todas las demás víctimas de la esclavitud”, señala Azoulay.

Este día especial reconoce la lucha decisiva librada por aquellos que, sometidos a la negación de su propia humanidad, triunfaron sobre el sistema de la esclavitud y afirmaron el carácter universal de los principios de la dignidad humana, la libertad y la igualdad, destaca Azoulay en su discurso.