Listin Diario Logo
20 de septiembre 2019, actualizado a las 08:59 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios jueves, 02 de mayo de 2019

ALIMENTACIÓN

Las frutas: aliados clave contra la pobreza y la malnutrición en Centroamérica y República Dominicana

  • Las frutas: aliados clave contra la pobreza y la malnutrición en Centroamérica y República Dominicana
Ciudad de Panamá

Las frutas son ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes, agua y fibra, propiedades que favorecen la salud al fortalecer el sistema inmunológico, mejorar la digestión y reducir el riesgo de desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles, como son las cardiovasculares, cáncer y diabetes.

Un reciente informe de distintos organismos de Naciones Unidas puso en evidencia que el sobrepeso y la obesidad están ganando terreno en América Latina y el Caribe, afectando a más de la mitad de la población adulta de Centroamérica y la República Dominicana y a cerca del 7% de los menores de 5 años.

“Las frutas tienen un gran valor para frenar esta epidemia de obesidad que estamos enfrentando, al ser un pilar fundamental para una alimentación saludable, nutritiva y de calidad”, destacó Adoniram Sanches, Coordinador Subregional de la FAO para Mesoamérica. “Garantizar el acceso y fomentar su consumo hoy y desde edades tempranas es una garantía para la salud de las futuras generaciones”, resaltó.

“Las frutas tienen un gran valor para frenar esta epidemia de obesidad que estamos enfrentando, al ser un pilar fundamental para una alimentación saludable, nutritiva y de calidad”, destacó Adoniram Sanches, Coordinador Subregional de la FAO para Mesoamérica..

La fruticultura es además un sector estratégico para las economías de los países de Centroamérica y la República Dominicana, al representar cerca del 30% de su producción agropecuaria, y para combatir la pobreza mediante la generación de empleo y oportunidades de emprendimiento en las zonas rurales.

La fruticultura, bien manejada, también ofrece grandes aportaciones al ambiente y es fuente de biodiversidad. Por ejemplo, los cultivos perennes o de ciclo largo como cítricos, mango, aguacate y níspero, entre otros, limitan la erosión del suelo, ayudan a mantener los mantos acuíferos y contribuyen a la captura de gases de efecto invernadero.

Por cuarto año consecutivo, los países de Centroamérica y la República Dominicana celebran el Día de las Frutas con el objetivo de resaltar su importancia en las dietas saludables, su contribución a la producción agrícola de la región y sus beneficios para el ambiente.

Desafíos para el desarrollo sostenible de la fruticultura

Sin embargo, la fruticultura también enfrenta desafíos, tales como los efectos del cambio climático en la producción y el impacto de las pérdidas y desperdicios de alimentos. Se estima que 127 millones de toneladas de alimentos se pierden o desperdician cada año en América Latina y el Caribe, de los cuales las frutas y las hortalizas suponen el 55%.

“Impulsar el sector y enfrentar estos desafíos requieren el fomento de políticas públicas articuladas entre los sectores de desarrollo agropecuario, social, ambiente, comercio, educación y salud”, agregó el Coordinador de la FAO. “De esta forma, los países podrán abordarlos de forma integral y aprovechar el potencial del sector para favorecer un desarrollo rural más sostenible e inclusivo y combatir la malnutrición y la pobreza en la subregión”, concluyó. 

La FAO apoya a los países de Centroamérica y a la República Dominicana en la formulación de políticas diferenciadas y articuladas, que fortalezcan a los agricultores familiares y contribuyan a la diversificación agrícola, el acceso a mercados, capacitación y tecnología, así como hacer frente a las pérdidas y desperdicios de alimentos como una estrategia para combatir el hambre, la pobreza y la malnutrición.

En el marco de la conmemoración del Día de las Frutas en Centroamérica y la República Dominicana (03 de mayo), los países realizan distintas actividades para resaltar el valor del sector frutícola y su contribución a las metas de erradicación del hambre y la pobreza establecidas en la Agenda de Desarrollo Sostenible al 2030. Al mismo tiempo, se trata de sensibilizar a productores, consumidores y funcionarios de gobierno sobre el impacto que tienen las pérdidas y desperdicios de alimentos en el sector.