Listin Diario Logo
16 de julio 2019, actualizado a las 06:27 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios jueves, 25 de abril de 2019

Informe PNUD revela que democracia sigue débil en República Dominicana

  • Informe PNUD revela que democracia sigue débil en República Dominicana
Cándida Acosta
Santo Domingo

En una investigación que mueve a preocupación y debe motivar al debate de las fuerzas sociales y políticas, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) revela que en el país persisten grandes desigualdades y una gran debilidad institucional que muestran un elevado déficit estructural de la calidad democrática.

Entre las mayores señales de alertas figura la alta desigualdad de ingresos, que impacta el acceso a educación y la salud de calidad, además de un limitado acceso a la vivienda digna, “déficits que contrastan con el vigoroso crecimiento de la economía dominicana en las últimas dos décadas”.

Esto ubica a República Dominicana entre los países más desiguales del mundo, inserto en la región más desigual del mundo, dice.

Además de la percepción de la corrupción, los bajos salarios en todos los sectores de la economía, la necesidad de desmontar el Estado corrupto-clientelar en los programas sociales, el informe expresa que el sector empresarial dominicano experimentó un escaso desarrollo y “sigue siendo altamente dependientemente de las concesiones del Estado, crea pocos empleos y aún menos de buena calidad. Además, de que usa mano de obra indocumentada haitiana dispuesta a trabajar por bajos salarios, tanto en el sector agrícola como en el de la construcción”.

Estos hallazgos están contenidos en el Informe sobre Calidad Democrática en República Dominicana 2019, cuyo prólogo está firmado por el Representante Residente del PNUD en el país, Lorenzo Jiménez de Luis, previo a su salida.

Aunque la situación no es óbice solo de República Dominicana, sino que es apreciada reiteradamente a nivel regional, la investigación señala que un balance deficitario, donde apenas un 20% de los indicadores exhiben puntuaciones satisfactorias, “sugiere un sistema frágil y vulnerable a turbulencias políticas, económicas o sociales, de origen interno o externo”.

Seis dimensiones

En el informe se analizan seis dimensiones (derechos políticos y el sistema electoral, derechos fundamentales, Estado de Derecho, calidad de la gestión pública, calidad de vida, equidad social y económica, y cultura política democrática) divididas en 23 componentes desagregados en 108 indicadores. Indica que los indicadores con peores resultados están asociados a la autonomía del órgano electoral, compra de votos y la autocensura de medios.