Listin Diario Logo
13 de noviembre 2019, actualizado a las 07:00 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios lunes, 26 de diciembre de 2016

RECURSOS HUMANOS

Transparencia: Un valor para la empresa

  • Transparencia: Un valor para la empresa

    Poder. El desarrollo vertiginoso de la tecnología de la información ha obligado a las empresas a definir nuevas paradigma de responsabilidad social corporativa, donde la transparencia es el valor por excelencia.

Patria Reyes Rodríguez
patria.reyes@listindiario.com
Santo Domingo

La transparencia es un valor empresarial esencial en las sociedades actuales, donde los ciudadanos e instituciones demandan una mayor responsabilidad de todas las organizaciones.

El director general de Llorente & Cuenca República Dominicana, Iban Campos, manifiesta que no se trata solo de transparencia, sino de hipertransparencia. Explica que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) han dado el poder de la información a los ciudadanos y las empresas, más que nunca, están sometidas o escrutinio de un click.

Afirma que es por eso que “el relato corporativo tiene que hacerse público desde tus propios canales, para asegurarte de que no sean otros los que cuenten tu historia, y nadie te garantiza que la cuenten bien. Comunicar nunca había sido tan trascendente para las empresas, como su reputación tampoco había sido su principal activo”.

Según los especialistas en este tema del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), la transparencia en las empresas se refleja en la responsabilidad social corporativa (RSC) o responsabilidad social empresarial (RSE), que se definen como actividades voluntarias dirigidas a mejorar la sociedad, la economía o el medio ambiente, con el fin de mejorar la imagen corporativa y, de esta manera, el valor añadido de la propia empresa.

La transparencia consiste en saber que la empresa se debe al accionar de una sociedad que cada día adquiere mayor conciencia de su poder sobre las organizaciones y que se expresa a través de las redes sociales.

Por eso, los expertos de la BBVA sugieren la implantación de una política de transparencia o responsabilidad social en la empresa que pasa por cuatro fases.

Primero valorar las posibilidades y el alcance que puede tener la RSC en la empresa. Esto es, según a lo que se dedique, cuáles son los aspectos que más pueden ayudar a que la empresa sea socialmente responsable más allá de sus obligaciones legales. A partir de aquí, la empresa debe elaborar una estrategia razonable y cuantificable de acciones y prácticas vinculadas a la responsabilidad, qué actores se verán implicados (grupos de interés y a qué coste).

En tercer lugar, desarrollar programas o planes de actuación que involucren a los agentes en la actividad social, que les hagan partícipes de esas ideas que se consideran más socialmente adecuadas para las partes implicadas. Por último, indican que de nada sirve a la empresa hacer bien las cosas si el ‘mundo’ no lo sabe. Por tanto, el último punto consiste en informar de las actividades en materia de RSC que se han llevado a cabo y con qué resultados. A partir de ahí, la empresa puede empezar a recoger los beneficios de su política de RSC.

Confianza
La transparencia genera confianza, no solo en usuarios o clientes, sino que también impregna de un sentimiento de orgullo a sus colaboradores que permite una sinergía y la asunción de la mística de la empresa. Cuando se trabaja desde una perspectiva de transparencia y responsabilidad, la institución crea buena reputación.

SER TRANSPARENTE
Es un paso voluntario y activo de las entidades que va más allá del mero cumplimiento de las leyes y se puede considerar como un conjunto de acciones que buscan repercusiones positivas sobre la sociedad.