COMERCIO INTERNACIONAL

Barreras no arancelarias impactan a países pobres

  • Intercambio. La OMC y la Unctad buscan que el comercio fluya.

Cándida Acosta
Santo Domingo

Los países ricos que conforman el grupo del G20 están imponiendo barreras no arancelarias a las naciones en vías en desarrollo, por cuya causa estos pierden más de US$23,000 millones anuales, según un reporte divulgado la semana pasada por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad).

El problema afecta más a la producción agrícola, por lo que el embajador dominicano ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), Luis Manuel Piantini, reveló al respecto que el tema es objeto de debate en la OMC, ya que los países en desarrollo quieren que se incluya su normatizacion a nivel multilateral evitando de esta forma que los países grandes impongan sus propias regulaciones que afecten a los países en desarrollo.

“La Unctad está trabajando con las regiones para lograr armonizar estas normas de forma que se facilite el comercio y se reduzcan las pérdidas y los costos”, indicó.

En el caso de Europa, el impacto de medidas sanitarias y fitosanitarias provocan pérdidas estimadas en  US$3 billones (US$3,000 millones) anuales o el 14% de las exportaciones agrícolas de los países de bajos ingresos.

Al respecto, la OMC se refirió al proteccionismo en un informe sobre el comercio mundial, de agosto de 2016. El examen (de mediados de octubre de 2015 a mediados de mayo de 2016), indica que las economías del G-20 aplicaron 145 nuevas medidas de restricción del comercio, para un promedio de casi 21 medidas al mes. Las economías del G-20 aplicaron 100 medidas de facilitación del comercio.

MEDIDAS DESINCENTIVA EL FLUJO COMERCIAL
OMC. En una publicación reciente, el director general de la OMC, Roberto Azevêdo, manifestó la preocupación del organismo multilateral de comercio por el aumento de restricciones del comercio. Al referirse a los resultados del informe sobre las medidas no arancelarias, el director general de la OMC sostuvo que un incremento de las restricciones comerciales “es lo último que necesita ahora la economía mundial”.