Listin Diario Logo
17 de agosto 2019, actualizado a las 07:17 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios martes, 28 de julio de 2015

REPORTAJE

Cambio climático: peligro inminente para la agropecuaria

  • Cambio climático: peligro inminente para la agropecuaria
  • Cambio climático: peligro inminente para la agropecuaria
Lilian Tejeda
lilian.tejeda@listindiario.com
Santo Domingo

El cambio climático es un tema que abordan con frecuencia y preocupación tanto organismos como líderes internacionales. Al respecto han hecho advertencias el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, el Papa Francisco y una lista infinita de gobernantes y expertos.

“Este es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad. Los peores impactos probablemente recaerán en las próximas décadas sobre los países en desarrollo”, advirtió el Sumo Pontífice en su carta encíclica del 24 de mayo de este año.

República Dominicana no pueda estar de espaldas a esta realidad. De hecho, los efectos de los cambios que se están produciendo en el clima son bastante evidentes en el país. Los prolongados y cada vez más sofocantes períodos de sequía son la muestra más palpable de los últimos años. Y no hay buenas perspectivas.

El estudio “Evaluación de la Vulnerabilidad y Capacidad (VCA) frente al cambio climático en la agricultura en la provincia de San Juan y Subzona de Hondo Valle en Elías Piña”, publicado en el 2014 por el Ministerio de Agricultura, establece que para los próximos años se proyecta un aumento de la sequía y que para el final de este siglo se espera una disminución de las lluvias desde un 55 hasta un 60 %.

“Para la zona de estudio, se estima que las precipitaciones anuales podrían disminuir de un 18% en el 2050”, indica la investigación.

El cambio climático es uno de los grandes retos del siglo XXI; debido a su situación geográfica, y otros factores, América Latina y el Caribe es especialmente vulnerable a sus efectos; los costos económicos por este concepto se sitúan entre el 1.5% y el 5% del Producto Interno Bruto regional (PIB) para el 2050, advierte un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

República Dominicana tiene que estar alerta a esta realidad, pues durante el período 1994-2013, este país se ubicó en el octavo lugar entre los diez países más afectados por el cambio climático; y su vecino, Haití, se situó en el desfavorable tercer lugar, de acuerdo al Índice de Riesgo Climático Global (IRC) a largo plazo.

Peligra la seguridad alimentaria
El estudio de la Cepal plantea que los riesgos fundamentales para la agricultura son la disminución de la producción y de calidad de los alimentos, ingresos más bajos y alza de precios. En el país estos efectos ya se están sintiendo, los datos así lo demuestran.

El “Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2014” de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) da cuenta de una reducción significativa de la participación  de la agricultura en el producto interno bruto (PIB) nacional en las últimas tres décadas: en el 1993 era de 11.2%, en el 2003 fue 6.4% y en el 2013 cayó a 6.1%.

Asimismo, de acuerdo al informe de la economía del Banco Central correspondiente al 2014, el crecimiento del sector agropecuario descendió de 7.1% en el 2010 a 4.4% el año pasado.

El análisis “Agricultura y clima futuro en América latina y el Caribe: impactos sistémicos y posibles respuestas”, publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), advierte que los impactos económicos en la agricultura podrían ser significativos.

“En un informe reciente se proyecta que las exportaciones anuales agrícolas de ALC podrían disminuir  en cerca de US$50, 000 millones para 2050, únicamente como resultado de los efectos del cambio climático en los rendimientos de las cosechas”, indican los autores.

Estiman, además, que la región requiere hacer inversiones anuales por un monto adicional que oscila entre US$1,100 y US$1,300 millones para adaptarse al cambio climático.

Evidencias en  RD
El estudio Evaluación de la Vulnerabilidad y Capacidad (VCA) de la provincia de San Juan y subzona de Hondo Valle en Elías Piña señala que en esas y otras zonas del país se han creado condiciones climáticas y medioambientales que favorecen la aparición y permanencia de plagas y enfermedades  en los cultivos, que, según los técnicos y productores consultados, se han intensificado en las últimas dos décadas.

Cita, por ejemplo, la Broca y la Roya en el café; la Mosca Blanca, el Trip-Palmer y la Antragnosis en la habichuela; la Sigatoka Negra en el plátano y el guineo; y la virosis (Escoba de Bruja) en el guandul, entre muchas otras.

Avalando esto, la “Estrategia nacional de adaptación al cambio climático en el sector agropecuario 2014-2020”, menciona a la temperatura como el factor ambiental más importante que influye en la reproducción, distribución, desarrollo, supervivencia y comportamiento de insectos.

Este documento establece que un aumento en la temperatura media anual de 1.9 grados Celsius para el periodo 2050-2100 probablemente significará que muchos insectos estarán activos durante un largo período de tiempo.

“El cambio climático está creando condiciones favorables para que se produzcan plagas y enfermedades de las plantas y los animales en nuevas regiones, y también está transformando sus vías de transmisión”, indica la estrategia, que también advierte sobre grandes cantidades de dinero que los países tienen que invertir para erradicarlas y combatirlas.

Además, la VCA señala la incidencia que tienen las variaciones en el clima en los patrones de siembra. Refiere que en diferentes zonas de producción se ha modificado la época de siembra y que incluso algunos productores han tenido que desplazarse a lugares más frescos para poder producir.

De hecho, el Ministerio de Agricultura prohíbe, mediante resolución, que se siembren ciertos cultivos durante la época de sequía para evitar la propagación de plagas. Recientemente prohibió la siembra de berenjena, tomate, habichuela, melón, sandía, pepino, molondrón, ajíes de todo tipo, auyama, algodón y otros.

Cultivos más afectados
Según la VCA, la habichuela es el cultivo que ha sido más afectado (en la zona de estudio) por los cambios en el clima y la incidencia de plagas y enfermedades.  Entre los que han sufrido variaciones en sus períodos de producción están el arroz, el guandul, la yuca, el maíz, la batata y las hortalizas, esto debido, principalmente, a la disminución en la disponibilidad de agua.

Zonas más vulnerables
Los documentos de Agricultura consultados citan a Elías Piña, Independencia, Pedernales, El Seibo, Bahoruco y Barahona entre las provincias más vulnerables a la sequía.

Las regiones más expuestas a las inundaciones son el Yaque del Norte, Yaque del Sur, y Yuna. Montecristi, Valverde, San Juan, Barahona, Bahoruco, Duarte, Azua, Peravia, Monte Plata y María Trinidad Sánchez evidencian vulnerabilidad crítica en este caso.

Los peligros que representa el cambio climático para la agropecuaria son claros: reducción de la productividad de las cosechas, cambios de los ciclos de producción, incremento de plagas y enfermedades, entre otras consecuencias.

“Debido a la gran demanda de productos agropecuarios (Ö) el sector agropecuario enfrenta un gran desafío para garantizar la seguridad alimentaria”, dice una de las investigaciones de Agricultura, por tanto, hay que estar consientes de esta realidad y tomar acciones al respecto.

 (( Advertencias
Eric Rivero

“El cambio climático lo estamos sintiendo, por eso tenemos que preservar nuestros bosques, nuestros ríos. En el país y en el mundo hay poca conciencia al respecto”, presidente de la Confederación Nacional de Productores Agropecuarios (Confenagro).

Yomayra Martinó
“Si los países no toman acciones comprometerían desde un 1% hasta un 8% de su Producto Interno Bruto (PIB)”, coordinadora del proyecto Tercera Comunicación Nacional para la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático.

Juan Mancebo
“Esto es una realidad que nos va a afectar y si no actuamos vamos a tener problemas con la seguridad alimentaria nacional. Debemos tomar acciones ya”, director Departamento Gestión de Riesgo y Cambio Climático del Ministerio de Agricultura.