Listin Diario Logo
17 de noviembre 2018, actualizado a las 03:13 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC31ºC
Economía & Negocios miércoles, 14 de abril de 2010
0 Comentarios

ABUSO

El fuego destruyó 22 años de esfuerzo del dr. Hsieh

EL PROYECTO DE BAMBÚ Y FRUTALES ERA VISTO COMO UN MODELO CIENTÍFICO

  • El fuego destruyó 22 años de esfuerzo del dr. Hsieh
    Destrucción. Yin Tieh Hsieh recorre varias veces al día el área que resultó quemada en el proyecto y constantemente se cuestiona sobre las razones que pudo haber tenido el autor para afectarlo.
Jairon Severino
jairon.severino@listindiario.com

Haina, San Cristóbal.- Hoy 14 abril el doctor Yin Tieh Hsieh, reconocido como el padre del desarrollo del cultivo de arroz en República Dominicana, cumple 81 años. Para su cumpleaños está acostumbrado a realizar una pequeña celebración entre familiares y amigos. Este año es diferente.

La fecha le llegó en medio de una de las experiencias más amargas en su vida. El sacrificio de 22 años y más de una docena de viajes a Taiwán quedaron tronchados por el fuego que destrozó el proyecto de bambú y frutales que levantó en Quita Sueño, Haina, provincia San Cristóbal. Aún no se repone de ver el trabajo convertido en cenizas.

Desde ese proyecto se logró levantar los demás programas de bambúes que se formaron en las direcciones regionales de Agricultura, así como el taller de Juma, Bonao, en el cual se fabrican muebles de bambú y que emplea a jóvenes de la zona.

Todo indica que el problema se originó porque algunos troncos de los bambúes que sembró en el proyecto traspasaron sus linderos.

Clemente Rodríguez del Rosario, subdirector de Ganadería, es señalado como el responsable. Ahora sólo espera que el Ministerio de Medio Ambiente y las autoridades investigativas aclaren el hecho para que el o los responsables paguen por el hecho. Su mayor preocupación es que no dispone de recursos para restaurar la plantación.

“El funcionario de Ganadería es amigo mío, es un veterinario. No sé por qué se siente mal conmigo. Sembré unos bambúes que colindan con su terreno y por el paso de los años los troncos de algunos se han ensanchado y han llegado hasta su predio.

Pero esta no es la manera de resolver un problema. La gente tiene que hablar. Sembré los bambúes en 1988 para el proyecto de reforestación a nivel nacional”, explicó.

Según explica Hsieh con el paso del tiempo las plantas se fueron ampliando y al parecer ocuparon algunos pies del terreno que supuesta mente es de ese señor, por lo que supone que ahí está el odio que le tiene.

Al ser cuestionado si cree que sus bambúes ocupan parte de la tierra de Rodríguez, Hsieh dijo que es posible y que por eso mañana jueves recibe un agrimensor que medirá las parcelas para definir bien los límites de propiedad.

Aunque Hsieh admite que casi no tiene tiempo para visitar el proyecto de bambú por sus múltiples ocupaciones en la Procesadora de Semillas Quisqueya (Prosequisa), donde trabaja en tres nuevas variedades de arroz, afirma que Clemente jamás se ha acercado a él para plantearle algún inconveniente respecto a los linderos.

“Ahora no sé qué hacer. Las pérdidas son muy grandes y no tengo recursos suficientes para recuperar estas plantaciones. No creo que merezca esto. Lo único que he hecho en este país es trabajar. Estoy muy triste”, dijo.

Al lugar llegaron tres unidades de bomberos que al no poder sofocar el siniestro tuvieron que hacer varias recargas de agua. El proyecto de bambú que también combina con otras plantas traídas desde Taiwán se ha visto afectado por pequeños incendios durante los últimos años. El área total del proyecto abarca alrededor de 160 tareas. Al contemplar la tragedia y dejar ver la tristeza que le embarga por lo poco quedó saca el sentido del humor que le caracteriza al expresar: “aquí sólo quedé yo y por poco me quemo también”.

Hsieh ha recibido todo tipo de apoyo solidario de amigos y algunos, según cuenta, se le ha puesto a la orden para tomar cualquier acción, pero dijo que él confía en las autoridades de Medio Ambiente y en el Gobierno. Espera que las investigaciones se realicen lo más transparentemente posible. Los incendios comenzaron a afectar el proyecto desde finales de febrero y en más de cinco ocasiones el proyecto se vio afectado.

La información que maneja es que hay dos haitianos que están presos y que el Ministerio de Medio Ambiente apresó a Clemente Rodríguez, quien tiene propiedades en el área y actualmente es subdirector de Ganadería.

Según cuenta en 1976 trajo tres variedades de bambú desde Taiwán con las cuales se comenzó años tardes a reforestar algunas de las cuencas más importantes del país. El proyecto también fue llevado a Haití.

LA LLEGADA DE HSIEH A REPÚBLICA DOMINICANA PERSONALMENTE
Yin Tieh Hsieh, considerado por el padre del arroz dominicano, nació en Taiwán el 14 de abril de 1929. Llegó al país en 1965, ocupando el cargo de subfefe de la Misión Técnico Agrícola de China. A partir de julio de 1967 se convirtió en jefe de la misión hasta julio de 1991.

Durante esos años concentró sus esfuerzos en el mejoramiento genético del arroz. Además de cumplir sus funciones en la misión de Taiwán, trabajó en el Centro de Investigaciones Arroceras de Juma, Bonao hasta 1992.

Desde mayo de 1992 ocupó otros cargos importantes, entre los que están asesor de la Secretaría de Agricultura y del Banco Agrícola, en materia arrocera. Desde la misma fecha funge como encargado de la Unidad de Investigaciones Arroceras de la Compañía Productora de Semillas Quisqueya (Prosequisa).

Sus trabajos han sido muy fecundos y reconocidos. Su empeño y dedicación marcan un hito en el fortalecimiento y mejoramiento de las prácticas agrícolas usadas en el cultivo de arroz.

En este cultivo ha hecho grandes aportes en lo relativo al mejoramiento de variedades. Son el resultado de su esfuerzo el desarrollo de las variedades Juma 57, Juma 58, Prosequisa 4 (1995), Prosequisa 5 (2002) y Prosequisa 10 (2005).

En la actualidad, esas variedades representan más del 80% del área dedicada a la siembra de arroz. Hsieh logró la introducción al país de siete variedades de bambú.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Más en Economía & Negocios

    Descubre