http://images2.listindiario.com/image/article/441/680x460/0/222C5FFC-BCA4-4B30-8D88-F0A9B2A902C1.jpeg
Listin Diario
2 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:57 PM
Mundial de Baloncesto: Dominicana gana a Finlandia 74 a 68 puntos
Zona N 11 Mayo 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
ENTREVISTA
Raquel Quesada: “Doy gracias a Dios por este gran regalo: mi ángel”
Compartir este artículo
Leslie Polanco

Nos recibió con la sonrisa que siempre la ha caracterizado, Rodrigo se encontraba jugando y Raquel, en los últimos preparativos para nuestra sesión de fotos. Así fue como vi más de cerca esta relación madre-hijo que hemos seleccionado para esta edición especial. 

Las palabras de Raquel en esta entrevista, se manifestaron en acciones durante esas horas: juegan, se ríen juntos, en momentos ella saca su lado divertido e infantil para compartirlo con su hijo, en otros, Rodrigo pone el juego en pausa, obedece a Raquel y le dedica un ratito al lente de Watchao. 

En su vida profesional, Raquel es una exitosa empresaria que ha seguido los pasos de su familia en el sector de los cigarros. Hoy, guiada por su padre, don Manuel Quesada, quien es el Master Blender, trabaja en nuevas ligas para nuevos productos, aunque asegura que funge como “todóloga” en la empresa familiar. 

Conozcamos más de cerca de este dúo que refleja claramente un sólido lazo que los une, tejido con los fuertes e inalterables hilos del amor de madre.

Si tuvieras que describirte, ¿qué dirías?
Soy enérgica (a veces demasiado, ja, ja, ja) soy trabajadora, lucho por mis ideales. Soy amorosa y siempre pienso en los demás. A veces soy muy perfeccionista. 

¿En qué momento comienzas a trabajar en el negocio de la familia? ¿Por qué te decides a continuar con la tradición?
Los veranos de mis años de universidad iba a la fábrica de cigarros Manufactura de Tabacos, S.A. a trabajar, pero iba solo por unas cuantas horas. Luego me fui a vivir a Boston, MA a estudiar mi maestría y allí viví por casi cuatro años y es cuando me di cuenta que ya era hora de regresar a mi querido Santiago a trabajar para el negocio familiar, que siempre fue algo que supe que iba hacer desde muy pequeña. Es algo que llevo en mis venas, es algo que aprendí a amar, es una pasión de tradición familiar. Desde pequeña mi padre fumaba en todos los rincones de la casa, desde que amanecía, y ese aroma es un lindo recuerdo de los muchos que tengo de esta tradición familiar que lleva cinco generaciones. 

El mundo de los cigarros ha sido visto como un ambiente exclusivo para hombres. ¿Ha cambiado esto con los años?
Es una realidad que en los 13 años que llevo trabajando en la industria he visto cambios y estos cambios han sido positivos. Aunque falta mucho por lograr, ha ido evolucionando y cada vez más surge una joven y nueva generación de mujeres tabaqueras, luchadoras, emprendedoras, que trabajamos para que haya más igualdad y respeto en lo que hacemos con tanto amor y dedicación.

Entremos en materia. ¿Quién era Raquel antes de Rodrigo y en quién se ha convertido después de ser madre?
Yo pienso que Raquel es la misma Raquel. Es una cuestión de aceptar que esa bendición que Papa Dios nos regala es solo un cambio de vida que conlleva a una mejor organización, una mejor distribución de tu tiempo, muchos sacrificios; pero a la vez le sacas lo mejor a las dos. Disfruté mucho mi vida de antes de Roro (como le digo de cariño) y ahora también disfruto cada momentico que la vida me regala con este gran tesoro que no estaba buscando, que llegó a mi vida inesperadamente y que cada día le doy gracias a Dios por este gran regalo: mi ángel. 

¿Cómo es un día normal para ti?
¡Uf! (risas).... ¡Es bastante agitado! Me despierto a las 6:00 a.m. porque Roro es madrugador igual que su abi Sandra, y nos cambiamos, desayunamos, conversamos y luego lo llevo a la escuela y de ahí a trabajar. Trabajo corrido y salgo, aunque sea dos veces por semana, a buscarlo al cole y a comer juntos. Salgo a las 5, depende del día y hago ejercicios. Luego lo que queda de la tarde-noche se la dedico a Rodrigo y casi siempre es “dinner and a movie” como usualmente le decimos.

Siempre te veo muy involucrada en las actividades escolares de Rodrigo y en sus momentos de diversión, ¿cómo divide el tiempo una mujer empresaria para estar presente constantemente?
Mi día tiene largas horas de trabajo, pero siempre tengo en cuenta sacar el momento necesario para que mi hijo y yo podamos construir una relación positiva. Es cuestión de organizarse y distribuir el tiempo al máximo, yo, en las actividades de Rodrigo, siempre estoy “alante, alante” trato de no perderme de nada y siempre estar presente, ya sea paseo, picnic, pasadías, fiestecitas, cumpleaños… en fin. A veces en el trabajo no es cuestión de la cantidad de tiempo que le dediques, sino la calidad de tiempo. 

En el siglo XXI, ¿qué retos continua asumiendo una madre soltera, y qué otros quedaron ya en el pasado?
Pienso que ser madre es un reto independientemente de si eres madre soltera o no. Sobre todo en nuestra generación donde las madres nos desarrollamos en el ámbito profesional, trabajamos duro, tenemos muchas responsabilidades. Gracias a Dios me siento orgullosa de poder decir que cuento con mi familia que me ayuda a enseñarle esos valores y ayudarme a tener este balance, entre el trabajo y la familia. Ellos entienden que como cuido y atesoro mi hijo, a mi trabajo lo cuido por igual, y creo que ese debe ser la actitud a tomar para todas las mujeres como yo, que tiene esos dos papeles importantes en sus vidas, que doy lo mejor de mí, para que al final de todos los días, como empresaria y madre, todo salga lo mejor posible y en bienestar de todos.  

Como madre... en estos tiempos, ¿qué crees que debemos modificar en cuanto a la crianza de los hijos y qué debe permanecer igual que hace veinte años?
Creo que los padres de este tiempo vivimos una vida muy agitada, enfocada en el trabajo y en una “vida rápida”, como dicen los americanos: un “fast pace life”. Debemos de volver a la forma en que los valores familiares prevalezcan, por ejemplo el almorzar juntos, el compartir más en familia, demostrarles afecto, escucharlos, dejarles saber que estás ahí para ellos en todo momento, en fin pasar más tiempo con mucho más calidad.

¿Qué quieres que Rodrigo aprenda de ti?
Es muy importante para mí enseñarle e inculcarle los valores de familia con los que crecí como son el ser responsable, el respeto a los demás, el trabajo honesto, el luchar por tus sueños, el amor a la familia, la solidaridad para que sea un hombre de bien, y que siempre tenga presente que nuestros actos tienen consecuencias que siempre debemos asumir.

Y tú, ¿qué has aprendido de él?
Rodrigo es un personaje de la historia. ¿Qué no aprendes de él? Todos los días tiene algo nuevo que contar, tiene una personalidad única y mucho poder de decisión, es un niño muy alegre, aprendes que la vida es un regalo que debemos de disfrutar cada momento, cada minuto, cada segundo todos los días. 

De tu rol de hija, ¿qué nos puedes contar sobre tu mamá?
Mi madre es un ser muy especial y todo el que la conoce sabe a qué me refiero. Es una mujer solidaria, que se entrega a los demás incondicionalmente, con un gran corazón, una mujer ejemplar. Gracias a Dios pudo dejar el trabajo para dedicar todo su tiempo a nosotras sus dos hijas, pienso que ser madre no es algo que te dice un libro cómo hacerlo y ahora que soy madre me doy cuenta que no es tan fácil. Mi madre además ama a sus nietos y les dedica todo el tiempo que pueda. Ella y Roro son “soulmates” tienen una relación extraordinaria que va mas allá de lo normal. 

¿Qué ha significado ella en tu formación y cómo ha influido en tu rol como madre?
Es, aparte de mi madre, mi amiga, mi compañera, mi consejera y doy testimonio que con sus sabios consejos y mucha dedicación he podido llevar a cabo muchas cosas que tal vez hubiesen sido más difíciles o imposibles de lograr. Ha sido una pieza importante en mi vida, me parezco mucho a ella en temperamento y eso nos ayuda mucho en nuestra relación. 

Por último, ¿dónde quisiera estar Raquel en diez años?
Con una nueva familia donde reine el amor, la armonía, la paz espitirual y, claro, más hijos. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Zona N