http://images2.listindiario.com/image/article/411/680x460/0/4CEC9CA1-42BA-4874-9281-02D94EAA647F.jpeg
Imprimir sin imágenes
Listin Diario
21 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:25 AM
Zona Este 30 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
De portada
Nicole Vázquez
“Desde muy pequeña, en mi casa me enseñaron que debo trabajar y progresar por mí misma”
Compartir este artículo

Propietaria de la compañía de servicios de belleza y spa MIU, en Bávaro-Punta Cana, Nicole comparte este logro empresarial con sus labores para una empresa norteamericana, dedicada a la construcción y remodelación de campos de golf, informaciones que amplió a lo largo de esta entrevista.

¿Cómo asumiste el cambio de ambiente y de compañeros al mudarse de Puerto Rico a Dominicana?
Mi mudanza a Dominicana se dio en un período formativo de mi temprana adolescencia, por lo cual el cambio fue relativamente fácil de asimilar. Como es de imaginar, lo más difícil es dejar amistades queridas y familia atrás, pero en lo demás no hubo un cambio radical. Esta tierra y Puerto Rico son islas hermanas en casi todos los sentidos y comparten el mismo encanto y sabor, por lo cual nunca me sentí fuera de mi zona de confort. En fin, terminé bailando más merengue que salsa y comiendo más mangú que mofongo. En lo demás, todo fue igual de bello.

¿Has vivido todos estos años en Punta Cana?
En Punta Cana vivo hace aproximadamente seis años. Inmediatamente me gradué de universidad, se me presentó una oportunidad de trabajo que no podía resistir. Se me dio la oportunidad de trabajar en Cap Cana, proyecto que, con sus altas y bajas, considero ha sido un verdadero pilar del desarrollo económico y turístico del país durante los casi diez años que tiene de vida.

Llegué de la mano de una compañía norteamericana dedicada a la construcción y/o remodelación de campos de golf, llamada Frontier Golf, para la cual con mucha honra todavía trabajo. Fui su primera empleada en el país, y hoy día, su representante local. Manejo la coordinación de oficina en el Caribe, dado a que donde tenemos mayor cantidad de proyectos  es en Puerto Rico y aquí, por lo que soy afortunada pues siempre estoy en casa. A veces me tengo que desplazar a lugares donde tenemos proyectos por períodos prolongados, pues cuando se nos contrata, se manejan muchos recursos y personal en obra. Es muy interesante. Vivo en un paraíso y cuando me desplazo, lo hago a otro. No me puedo quejar.

Después de tus experiencias en la empresa dedicada a la construcción de campos de golf, ¿sentiste alguna atracción especial hacia este deporte?
El viejo refrán dice: “En casa de herrero, cuchillo de palo”. Me encanta poder trabajar en el proceso de ejecución de un proyecto de golf y ver el producto final. No hay nada más lindo que la naturaleza. El golf es un deporte muy noble que se practica en el mejor de los entornos. Al practicarlo, se coexiste con la belleza de la naturaleza, y cada campo es distinto al otro. Sin duda esto es lo que más me gusta del golf. Sin embargo, soy muy activa físicamente en cuanto a deportes se refiere. Saco tiempo del día, todos los días para mí, pero tiendo a enfocarme más en los deportes más extremos o cardiovasculares. Aunque no lo creas, en mi compañía, que construimos campos de golf, ¡nadie! lo practica (risas).

A tu juicio, ¿qué es lo más complejo de ofertar y negociar la construcción de un campo de golf?
La construcción y posterior manejo de un campo de golf de calidad puede conllevar una inversión de decenas de millones de dólares. Es una inversión que por sí sola suele no ser rentable para el desarrollador del proyecto. Lo que pasa es que no hay mejor mecanismo de añadirle valor a un proyecto residencial u hotelero que contando con uno, más aún si el producto que busca promover el desarrollador está situado alrededor del mismo campo.

Por otro lado, como en toda industria, existe competencia en la oferta de compañías que hacen lo que hacemos nosotros, por lo cual hay que medir, y negociar calidad - precio.

Gracias a Dios, al trabajo de nuestros profesionales y a la trayectoria que tenemos como empresa, solemos poder ajustarnos a las necesidades únicas de nuestros clientes y llevarlos de la mano en la ejecución del proyecto. Es un tema delicado, pues el desarrollador del proyecto tiene que compartir la visión y debe existir un arquitecto de renombre envuelto (Frontier Golf también diseña), la confianza en la ejecución de su diseño.

Luego de crear tu empresa de servicios de belleza y spa, continúas trabajando en la empresa constructora o estás dedicada cien por ciento a tu negocio?

La compañía a la que te refieres se llama MIU y es nuestro nuevo ‘bebé’ en la zona de Bávaro-Punta Cana. Estamos muy contentos y agradecidos con la acogida que ha tenido por parte de nuestra variada y creciente clientela.

Creo que en los negocios, el mayor activo es el recurso humano con el que cuenta la empresa. Si te rodeas de buen talento, todo fluye mejor. En este sentido, nos sentimos afortunados de contar con los mejores profesionales de la belleza y estética de la zona Este del país. Esto hace que pueda mantener un enfoque total en ambas responsabilidades de trabajo. Si tengo que tomar un avión mañana mismo para atender un tema de trabajo en otro lugar por un período indeterminado de tiempo, me voy tranquila sabiendo que todo estará en orden, pues para ello se ha creado un equipo competente y una estructura de negocios adecuada.  

Tu vena de empresaria es de tu padre o de tu madre?
De mi madre, de mi padre, de mis abuelos, de mis tíos y hasta de los primos. El negocio corre por mis venas. Desde muy pequeña, en mi casa me enseñaron que debo trabajar y progresar por mí misma y fue siempre lo que me propuse desde mi corta edad. He trabajado desde muy pequeña. Comencé en la empresa de mi abuelo en Puerto Rico, cuando apenas tenía 10 años. Obvio, hacía lo que podía en aquel entonces.

Hablando de tus padres, quiénes son ellos, a qué se dedican y cuáles han sido las influencias (de ellos) a las que más le has sacado provecho?

Mi querida madre, y mejor amiga, se llama Ingrid y vive en Bogotá. Trabaja como Ministro Consejero de la Embajada Dominicana en Colombia hace más de seis años.

Mi querido padre, Félix, vive en Puerto Rico, también empresario.

De ambos, he aprendido todo lo que hoy soy como persona. Me han inculcado valores, me han enseñado que sólo con sacrificio y trabajo se pueden lograr las metas que uno se propone. Aunque separados hace muchos años ya, y tal vez como resultado de ello, he aprendido la importancia que juega la familia. Nos llevamos todos de maravilla, y aunque vivimos en distintos lugares, siempre buscamos la forma de vernos y compartir.

Hablaste de planes de boda. ¿Ya hay fecha apartada?
Mmmmmhhhh… Secreto... jajaja. Pero pronto…, muy pronto. Estoy feliz!

Dónde lo conociste y cómo?
Nos conocimos a través de una amistad que tenemos en común. Es chistoso porque, en un “pueblito” como lo es Punta Cana, donde todo el mundo se conoce, ninguno de los dos sabía que el otro existía. Un día, hace cuatro años, nos encontramos por casualidad en un lugar, nos presentaron, y desde ese día estamos juntos. Tenemos muchas cosas en común, y las que no tenemos, nos complementan. Él no lo admite, pero estoy segura que desde que me vio, quedó prendado. Desde ese primer “Hola”, fue amor a primera vista. Jajaja.

Cómo definirías a Manuel Beauchamp?
En 3 palabras: Mi mejor mitad.

Nos dijiste: “Si Dios lo permite”.

¿Qué lugar ocupa Dios en tu vida?
Amo a Dios sobre todas las cosas.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Zona Este