Listin Diario
23 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:10 AM
Yo Reportero 5 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
POLÍTICA
Se precisa un nuevoliderazgo progresista que le abra las puertas a la democracia participativa
Compartir este artículo
Juan Francisco Mojica
Santo Domingo

Se ha dicho que las dificultades por las que está pasando la cúpula política del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) no ponen en riesgo la democracia porque el sistema político está fuerte y estable.

Resulta cómodo ver el fortalecimiento y la estabilidad del sistema político desde las cúpulas políticas o cómo funcionarios porque, como administradores del botín del Estado, tienen resueltas sus necesidades básicas.

Pero, quién puede ocultar que el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) está semi-destruido, que en el PRD hay una división irreconciliable y que en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) es cuestión de que se forme esta nueva oligarquía para que resurjan las pugnas de la división política.

Esta lucha fratricida dentro y fuera del gobierno durante más de cinco décadas por raciones de poder y acumulación de riquezas ha anquilosado su vida orgánica interna e impedido la solución de los problemas sociales.

Basta con mirar la dinámica de sus estructuras las cuales se han convertido en cascarones vacíos que solo se activan en coyunturas políticas electorales.

Allí no hay democracia interna, ni institucionalidad, ni liderazgo fuerte. Sus organismos no funcionan. Sus actividades son manipuladas y las cúpulas políticas se han arrodillado al capital nacional e internacional.

Todavía subsiste el caudillismo y el autoritarismo. Se le rinde culto a la personalidad. Han incubado la cultura de lo mío. No es posible el activismo político sin el clientelismo. Y no se permite el relevo generacional.

Se han alejado de las doctrinas ideológicas para acercarse al negocio político, a la trampa y a la podredumbre. Tampoco tienen discursos. Se practica la demagogia, la falta de transparencia y el tráfico de influencias, por eso prescinden de la manipulación económica, mediática y electoral como instrumentos de engaños y mentiras para mantenerse en el poder.

Ahora bien, estos grupos tradicionales a su paso por el poder han formado oligarquías políticas las cuales han administrado grandes fortunas que les ha facilitado maniobrar a una parte de la población.

Estas oligarquías se asocian al empresariado, se adueñan del presupuesto, se enfrentan por el poder y dividen a los grupos tradicionales.

Sin embargo, durante más de cinco décadas imponiendo un modelo de gobierno empobrecedor, corrupto  y excluyente es natural que estos partidos tradicionales estén un tanto desacreditados.

Este deterioro del sistema político no debe inquietar al pueblo sino a la cúpula política, la iglesia, los empresarios, Estados Unidos y a algunos medios de comunicación porque podría ser el principio del fin de sus privilegios.

Ni la cúpula del PLD, debe alegrarse de la desgracia del PRD ni este del entierro del PRSC ni viceversa porque tarde o temprano esta corporación terminará hundida por nuestro pueblo en el zafacón de la inmoralidad.

El riesgo que estos grupos, soportes de la democracia oligárquica, se dividan cuando no existe un liderazgo de relevo es que puede colarse la dictadura.

Hay que aprovechar estos momentos de riesgo y debilidad de la democracia representativa para estimular la unidad sobre la base de un nuevo liderazgo progresista que le abra las puertas a la democracia participativa.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Yo Reportero