Listin Diario
22 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 8:33 PM
Religión/Senderos 10 Marzo 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
REFLEXIÓN
El padre que te perdona
Compartir este artículo
Antonio Cortés Checo

Esta parábola es una de las más hermosas e interesantes del evangelio. En ella Jesús predica sobre la relación pecadoñarrepentimiento-perdón, rechazando los formalismos que tanto apartan a los creyentes de la verdadera fe y misericordia. Cuántas veces nos hemos visto reflejados en uno de sus personajes (el hijo pródigo, el padre misericordioso o el hijo orgulloso).

Muchas veces nuestros padres, después de un comportamiento equivocado de nosotros sus hijos, volvieron una y otra vez a demostrarnos el amor profundo que tienen por nosotros, a “calzarnos”, “vestirnos”, “ponernos el anillo”, “salir a nuestro encuentro”, “hacer fiesta”, en fin, a devolvernos la dignidad de sentirnos amados, aceptados y perdonados. Cuanto más nuestro Padre Dios, nos amará, como dicen algunas canciones: “Hay alguien que no le importa cuánto has podido pecar, hay alguien que siente amor por ti, sin reprochar”, “He faltado a la ley del amor y tu nunca me acusas, ni te ofendes cuando por mi cuenta yo dejo el redil”, “La alegría más hermosa es la alegría del perdón, que en el cielo hay mucha fiesta cuando vuelve un pecador”, y otras.

En el Movimiento de Cursillos de Cristiandad (M.C.C.), aprendí a tomarle más cariño al Sacramento de la Reconciliación, hace muchos años, y estando en la bendita escuela de dirigentes pedí una licencia por unos meses, esa licencia se extendió por siete años, no solo me alejé del M.C.C., sino de la Iglesia y de mi Señor. Recuerdo que un día desesperado por la mediocridad de mi vida, entré a una parroquia y le pedí al sacerdote que me confesara, aún con sus ocupaciones me dijo que me esperara y accedió, un tiempo después Dios me hizo la invitación de volver al M.C.C. a través de un hermano. ¡Qué alegría volver a estar con tantos hermanos que tanto me aprecian!

Yo sé que solo no puedo cambiar al mundo, pero sí puedo cambiar mi mundo, siempre que esté en la gracia de Dios y para volver a ella cuando se ha perdido hay un sacramento específico, eficaz y suficiente (la reconciliación), qué alegría frecuentarlo y saber el momento en que son perdonados mis pecados. Que esta Cuaresma sea un tiempo propicio, mis hermanos para que haya mucha fiesta, cuando vuelve un pecador.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Religión/Senderos