http://images2.listindiario.com/image/article/417/680x460/0/6CEADAB0-B64C-4A89-9EED-AC354AB58A94.jpeg
Religión/Senderos 27 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
SENDEROS
Buscando a Dios en lo interno
Compartir este artículo
Lesbia Gómez Suero
Santo Domingo

En una ocasión un maestro de una escuela inquiría a sus alumnos sobre cuál entendían ellos era el camino más largo que debía transitar el hombre para lograr sus propósitos.

Levantando las manos, algunos contestaron con variadas expresiones como: “Viajar al espacio” o “ir a otros continentes”. En eso con temor reflejado en el rostro se para un adolescente que espera la burla de sus compañeros por lo que iba a decir. Este se expresó así: “Una vez escuché a mi padre decirles a unos amigos que el camino más largo que el hombre debe transitar es aquel que lleva a encontrar a Dios, y que le podía tomar toda una vida o varias otras. En ese momento no entendía lo que quería significar; entonces preferí dejar su interpretación para cuando fuera yo más maduro, de modo que me permitiera descifrar mejor esta afirmación”.

Se mantuvo un silencio expectante en el salón de clases, como si ese mutismo presagiara una profunda reflexión en todos .

Cierto es que el hombre deberá tener una firme convicción para con voluntad y decisión encaminarse a lograr la conquista de Realización Interior, que conlleva a encontrar a Dios a través de una búsqueda sincera .

En el entendido, de que este sendero está plagado de abrojos y entretenimientos, por la insidiosa naturaleza de los sentidos corporales, y las estulticias del mal, que como sombras crean pánico y temor al que débil se desvía con mistificada ilusión cuando se ve acosado de engañifas formas que estimulan con placer .

Para transitar como tal este sendero, haciéndolo más expedito, el hombre como ser, tendrá que llevar ligero equipaje, sustrayéndose de deseos y apegos; y como aperos del viajero prudente, una cantimplora con el agua de la compasión para sí mismo, que pueda mitigar la ardentía por la sed de la soledad del desierto interior; para eludir el delirio tremens, que con insinuaciones beligerantes de la conciencia inferior se presentan, cual batalla para no alejarse de sus pasiones mundanas, y que originan los accidentes por la experimentación de gozo en pos de una pseudo felicidad, la que acrecienta el dolor y sufrimientos, cuando se desfallece por sus presiones. Sin embargo, se debe anotar como importante, el no hacer oposición liderada por la mente y la razón, en oposición a los complejos de culpa y de ansiedad, que por su unión con la psique, se hacen hijos naturales de los sentimientos ocultos .

La misma oposición se debe hacer con la sabiduría del corazón y de la conciencia de tu Ser Supremo que discrimina, a la sazón de los sentidos internos .

El laberinto que las pasiones animales bloquean, se despeja con el conocimiento de la verdad, que orienta para encontrar la luz al final del túnel, y que asistido con devoción, caridad con servicios y obras, aseguran, que el Ángel de la Unidad, que mora en la antesala del altar de Cristo en el corazón, abra la puerta del tabernáculo, donde podrás adorar a Dios, en lo interno de tu ser. Y este sendero de autorrealización, el Uno se integra a ti… ya no hay separatividad, porque te habrás fundido en su Ser.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Religión/Senderos