Listin Diario
30 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:24 PM
Santo Domingo
33ºC21ºC
DOS MINUTOS
Somos todos una familia: ricos o pobres; viejos o jóvenes; sea incluso que creamos o no en Dios, todos merecen ser tratados con igual dignidad
Mateo 22, 34-40: “Si alguien acude a mí suplicando mi ayuda, yo lo escucharé, porque Yo soy compasivo”.
REFLEXIÓN
San Pablo, en su carta a los Tesalonicenses, nos habla de cómo acogieron la Palabra entre tanta lucha con la alegría del Espíritu Santo.
SENDEROS
La obediencia en la palabra que te dice tu corazón es el secreto para tener una vida plena, armoniosa y fructífera, porque estás acatando el mandato de Dios; solo tú eres el que puede interpretar el mensaje divino de amor que Dios directamente pone en la tierra a través del corazón de sus hijos amados. Pero, no descalifiques los mensajes de otros, quizás solo ven la parte del ego, cuando interpretan sus propias creencias de vida, dando como resultado la queja: Dios me ha abandonado. Pero resulta que eres el mensaje más grande que hay sobre la tierra.
Oficios religiosos
DOS MINUTOS
“Excúseme, pero... ¿quién es usted?”, le pregunté y añadí a modo de explicación: “Le pregunto porque he observado que viene usted a misa todos los días y como también me parece haberlo visto en televisión, me gustaría saber’’.
REFLEXIÓN
En el evangelio de hoy nos muestra cómo los fariseos hicieron un plan para hundir a Jesús con sus propias palabras y enviaron, junto a discípulos suyos, algunos partidarios de Herodes con la finalidad de obtener de nuestro Señor Jesucristo una respuesta provocativa con respecto a los impuestos pagados al César.
SENDEROS
Hay verdades que por la esencia y vigencia en su naturaleza son irrefutables, como también conciliadoras entre sí, para que el hombre pueda ser feliz en su permanencia en el mundo; y en este tenor, le permita al buscador sincero de Dios alcanzar como premio a su esfuerzo “El Reino de la Paz”. Una verdad inapelable es que la conquista de la paz propende a la felicidad, aceptando como tal que las mismas tienen su morada o residencia en lo interno de cada ser. Sin embargo, se percibe con tristeza cómo mayoritariamente el hombre transita el camino equivocado para lograr dicha paz; porque se encamina a conquistar cosas fútiles, inútiles e inservibles para el alma y su realización como ser.
Lo último
 
Columnistas