Santo Domingo
32ºC21ºC
DOS MINUTOS
Cuando ayudamos a un necesitado, lo hacemos con Jesús. No importa el tamaño de la ayuda, sino el tamaño del desinterés y la medida de amor
Hace un tiempo leí algo que, sinceramente, me dio risa. Apareció en LISTÍN DIARIO, en la página dos, y se refería a una noticia publicada hace 90 años acerca de la famosa artista Sarah Bernhardt. Dice así: “La divina Sarah viaja siempre en compañía de amigos aristócratas y artistas, llevando considerable material de trajes y accesorios.
SENDEROS
De todos es sabido que los avancesde la tecnología han revolucionado la forma de divertirnos. Sin importar si cuestionamos el que nos puede volver ermitaños, los juegos de video o videojuegos son una realidad de nuestro mundo electrónico.
DOS MINUTOS
En el evangelio de hoy (Mateo 25,14-30) aparece un personaje similar al mendigo tonto. Le dieron un talento para que lo administrara, y él no lo usó
Esta es una historia real. La llaman “la historia del mendigo tonto”. Lo encontraron muerto una mañana en el mismo sitio en el que durante años había estado pidiendo limosna. Murió de hambre, de frío, de miseria.  Cuando revisaron sus pertenencias, encontraron, entre otras cosas, nada más y nada menos que mil dólares.
Oficios religiosos
REFLEXIÓN
“Sí, soy rey, pero mi Reino no es de este mundo”. Esa fue la respuesta de JESÚS. La turba no entendió nada; nosotros hoy, tampoco. El Señor habla de un reinado de amor, justicia y paz. ¿Queremos que este Reino sea para todos? ¿Luchamos para que así sea? En nuestras liturgias, a menudo, cantamos: “Somos en la tierra semilla de otro reino, somos testimonio de amor. Paz para las guerras y luz entre las sombras, Iglesia peregrina de Dios”. Intentamos ser esa semilla del REINO que JESÚS ha predicado, sin embargo, las tormentas en la travesía hacia el REINO, no son pocas; ellas nos hacen más humildes y nos dejan hambre de Palabra y Pan. La eucaristía nos fortalece, alimenta nuestra fragilidad y nos reta a seguir luchando por conseguir el REINO que JESÚS anunciaba.
SENDEROS
Tenemos más  de  veinte cinco mil años  aprendiendo  todo  lo  que  se  puede  vivir  y  aprender  en  este  planeta,  a través  de  diferentes  vidas;  vividas  en  todas  las  vertientes  que el  conocimiento humano  puede  desear  saber  y  experimentar,  y en todos  los  niveles  de energía, ya  sea  arriba  o  abajo,  y en  el  nivel  vibratorio  de  sus  propios  campos divinos  de  conocimiento  con  respecto  a  Dios.
REFLEXIÓN
El evangelio de hoy, Mateo 25:14-30,nos narra sobre un hombre que se va de viaje y deja a sus empleados encargados de sus bienes: a uno dejó cinco talentos, a otro tres y a otro solamente uno, según la capacidad de cada cual.
Lo último
 
Columnistas