Listin Diario
25 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 5:34 PM
Puntos de vista 19 Septiembre 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
Los partidos de cara a la ONU
2 de 2
Compartir este artículo
FRANKLIN RODRÍGUEZ

Tomando en cuenta estos elementos, los partidos políticos de América Latina y el Caribe, como actores determinantes en el ordenamiento democrático, no pueden seguir eludiendo discusiones fundamentales: ¿Han sido cubiertos los fines para los cuales se fundó la ONU y la OEA? ¿Están comprometidos los Estados en la consecución y garantía de los derechos humanos y los derechos económicos, sociales y culturales ratificados en la ONU y los convenios americanos? ¿Cómo se asegura la paz y la vida digna de los pueblos? ¿En qué medida pueden y deben los partidos políticos trabajar en la construcción de un mundo mejor, de una democracia más integradora, participativa y garante del desarrollo integral del ciudadano? ¿Apoyan los partidos políticos una reforma integral de la ONU, así como de su Consejo de Seguridad para convertirlo en un ente efectivamente representativo, equilibrado y justo?

Respecto a la OEA, después de 65 años de existencia, ¿qué papel está cumpliendo, vistos los problemas de subdesarrollo y falta de cooperación, los conflictos entre Estados (Colombia-Nicaragua, Colombia-Ecuador), la reacción dividida entre gobiernos ante el irrespeto y desacato al Derecho Internacional que constituyó la retención del presidente Evo Morales en Europa, la persistencia de políticas aberrantes como el embargo a Cuba, el retorno del golpismo en Honduras y Paraguay y la desestabilización económica y mediática en Venezuela?

Tenemos la convicción de que los partidos políticos democráticos latinoamericanos, especialmente los de profundo compromiso progresista, debemos poner entre las tareas prioritarias de nuestra agenda internacional desplegar un rol más activo y propugnar por un debate lo más ampliado y a la vez en todos los niveles requeridos, sobre los mecanismos de diálogo permanente y sistemas de cooperación efectiva y veraz, la vocación pacifista que le da sustento a la ONU y las reformas que los tiempos exigen, así como el papel de la OEA en la nueva ola democrática latinoamericana, caracterizada por una participación más protagónica de los ciudadanos, el constitucionalismo social y políticas mucho más activa de soberanía, integración y profundización de derechos económicos, sociales, culturales y medioambientales.

En nuestro caso particular, como coordinador de la Comisión de Seguimiento de los Acuerdos Internacionales ONU-OEA de COPPPAL, sugeriré a mi Partido de la Liberación Dominicana y a la misma COPPPAL que nos permitan, con todo su respaldo, organizar actividades formales de discusión de ideas y posibles acciones. Los partidos políticos democráticos estamos obligados, día a día, a conquistar la legitimidad ciudadana e histórica, haciéndonos cargo de los desafíos que representan los problemas más acuciantes de cada país y también del orden mundial. Sin paz, compromiso democrático y fortaleza del Derecho Internacional pierde el mundo, pero sobre todo cada una de nuestras naciones que no tenemos ni queremos tener bombas para defendernos, sino la palabra, los valores y el sentido de la justicia.

El autor es exministro de la Juventud

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña