Puntos de vista 19 Septiembre 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
En la diana
Rolando Reyes

Primer tiro
Aunque el tipo de cambio se ha apreciado en un 1% (diferencia entre su punto más alto de final del mes pasado y el registrado a la fecha), el promedio de lo que va del mes de septiembre presenta una devaluación nominal de un 8.8% en relación al promedio del mismo mes del año pasado, lo que significa que en lo que resta de año debería apreciarse dos puntos porcentuales adicionales para llegar a la meta presupuestada para todo el año.

Pero ahora que ya está claro que la posición de la política monetaria es eminentemente restrictiva, y que la misma se centra en disminuir las expectativas devaluatorias y evitar el traspaso de la devaluación a los precios internos, los inversionistas y los intermediarios financieros se hacen dos grandes e importantes preguntas: ¿Hasta qué limite se llevará la política de contracción de la liquidez?, y ¿Cuando se podría esperar un cambio en la posición de la Política Monetaria? Los últimos párrafos de la última y la antepenúltima entrega de esta columna habían tratado estos asuntos.

Segundo tiro
“Si el Banco Central mantenía su tasa de política monetaria, entonces necesariamente los efectos en la contracción de la liquidez tenían que ser transitorios, pues de lo contrario la política monetaria entraba en una contradicción. En el mes recién transcurrido la devaluación se aceleró, y el Banco Central tenía que enviar una doble señal: ratificar de manera contundente su compromiso de controlar la inflación, y despejar cualquier duda con respecto a la consistencia y coherencia entre dicho objetivo y los impactos de sus operaciones en el nivel de liquidez de la economía, y eso necesariamente conducía a un cambio de su postura de tasa de política monetaria”.

Resuelta la contradicción se debería esperar que si el tipo de cambio retoma la senda de la devaluación presupuestada entre lo que resta de septiembre y octubre, y si no se deterioran los riesgos del panorama externo, posiblemente a fines de año estén dadas las condiciones para reducir nuevamente la Tasa de Política Monetaria.

Tercer tiro
“Aunque las operaciones monetarias tienen efectos contractivos que no se esterilizan de inmediato, conviene señalar que hasta ahora la cantidad de dinero que demandan las transacciones normales de la economía no se ha visto afectada, aunque el grado de liquidez de los intermediarios financieros haya disminuido como consecuencia de la reducción de sus depósitos a la vista y a un día (overnight) en el Banco Central. La cantidad de dinero medida en el sentido más estricto (billetes y monedas en poder del público) y medida en sentido amplio (oferta monetaria ampliada) no ha disminuido hasta ahora, aunque sí se ha reducido la emisión monetaria ampliada, la cual contiene los depósitos overnight”.  

Las condiciones han cambiado, y la emisión monetaria restringida y el medio circulante presentan disminuciones no despreciables con respecto a los meses de julio y agosto. Pero ahora también queda claro que el gran reto de la Política Monetaria es influir sobre las expectativas cambiarias, pero sin producir una excesiva contracción monetaria.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Puntos de vista