http://images2.listindiario.com/image/article/465/680x460/0/B73494F0-B9F3-4972-98EE-3D05DE5DA03C.jpeg
Listin Diario
30 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:43 AM
Puntos de vista 30 Agosto 2013
Comentarios 1 - último digitado en 30 Ago a las 6:23 AM
Tamaño texto
Tiempo para el alma
Compartir este artículo
Josefina Navarro
josefinanavarrog@gmail.com

“Que en este asunto nadie ofenda a su hermano ni se aproveche con engaño”. 1Tes. 4: 6.

En su primera carta a la comunidad de Tesalónica, Pablo hace un llamado a vivir como agrada a Dios. ¿Qué quiere decir esto? Podríamos resumir que vivir con prudencia, con amor al prójimo, obrar con justicia, ser laborioso, evitar los vicios y la pasión desenfrenada regida por la carneÖ Pero dice algo Pablo que tiene un componente más que moral, que involucra la piedad: no ofender al hermano; el hermano es la madre, el padre, los hijos, la esposa o el esposo, el amigo, el compañero de trabajo, el desconocidoÖel enemigo.

La ofensa sale tan simple de los labios, simple pero letal. La ofensa tiene una capacidad asesina; en su víctima mata el cariño, el respeto, la estima. Unos tienen la capacidad de perdonar, otros muchos no, pero en ambos casos la herida desangra y es de difícil cicatrización.

Llama además, Pablo, a no aprovecharse con engaño. ¿Se han fijado alguna vez en la perniciosa combinación de ambos elementos, ofensa y engaño? Mis queridos lectores, a veces hay que aprender del silencio y a ganar perdiendo.


 

COMENTARIOS 1
Comentó: Papucho527
De: República Dominicana, La Vega, Concepción de La Vega
Muy buenas pautas.
30 Ago 2013 6:23 AM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña