http://images2.listindiario.com/image/article/453/680x460/0/AF40CBFA-76EC-4428-A9F3-80FDC5457C2D.jpeg
Puntos de vista 8 Julio 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
UN MOMENTO
8 de julio de 1844
Compartir este artículo
Mons. Ramón Benito De La Rosa y Carpio

No creo que vaya a decir nada nuevo, sólo quiero hacer memoria con todos los hombres y mujeres de Santiago, de la visita, de la presencia de Juan Pablo Duarte, el 8 de julio de 1844, que este año se recuerda de una manera especial, porque celebramos el bicentenario de su nacimiento.

Qué interesante es poder ver la figura de Duarte en su época: apreciado en Santiago -este 8 de julio- pero luego de nuevo es exiliado, de nuevo es echado fuera, difamado, perseguido.

Cuántas veces en la vida de los individuos encontramos esas mismas cualidades, pero la historia se encarga de buscar siempre la verdad. En tiempo de Duarte se dijeron muchas mentiras de él, pero la historia, testigos de la historia, la historia -que es el último tribunal- ha descubierto la verdad, y porque se descubrió la verdad de Duarte, nosotros lo recordamos de manera muy especial -en este Bicentenario- y Santiago guarda esa memoria en cada 8 de julio: recordar a este hombre, en su época difamado, y hoy aparece en su verdad pura y limpia.

Hasta mañana, si Dios,
usted y yo lo queremos. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña