Listin Diario
20 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:57 PM
Puntos de vista 28 Mayo 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
PUNTO DE MIRA

DNI sospecha de la JCE

Compartir este artículo
Alfredo Freites
afreites.listin@gmail.com

C omo si no fuera nada nos hemos enterado de que están solicitando darles la nacionalidad dominicana a algunos árabes adultos que han sido adoptados. Es posible que tengan el derecho si son hijos legales de ciudadanos de nuestro país. Sorprende que en momentos tan álgidos para esta parte del mundo nos brinden en plantilla de medias algo que puede tener grandes repercusiones, sobre todo si se une a la otra información de que presuntos terroristas han sido atrapados aquí y deportados.

Los árabes, por la supuesta vinculación de musulmanes con el terrorismo, es un detalle de alerta. No creo que los musulmanes sean terroristas sino que merece más atención el ingreso al país. El mantenimiento de nuestra seguridad se inicia con las medidas de control a partir de documentos fiables.

Cuando se habla de adultos adoptados, ingratamente recuerdo el caso de David Agosto que tenía varias identidades legales. Que yo sepa, sólo se habló de esos casos pero no hubo mayores consecuencias.

Aún se ignora quiénes adoptaron al delincuente boricua. El detalle no queda allí. También está la situación de su supuesta esposa y sus documentos con otros nombres.

Las personas vinculadas a estos delitos quedaron en la sombra.

Ahora salta a los titulares que habían atrapado a los integrantes de una red de traficantes de humanos que robaban documentos en Canadá para luego introducir a ciudadanos de la India por Haití hacia la República Dominicana.

La red, que era bastante ancha, estaba tendida por varios países. Parece una tontería advertir la urgencia de reforzar el mecanismo de control para nuestros documentos de identidad.

Conjuntamente se debe aumentar las penas para la falsificación de documentos de identidad y para los miembros de la autoridad que se involucren en la operación.

La adopción de adultos, el tráfico de personas, la dotación de documentos de identidad, la falsificación de los mismos están ligados al control de la fuente. La Junta Central Electoral debe ser asistida por la modernidad tecnológica que vaya creando la real base de datos que permita chequeos eficientes de los datos personales y del personal que los maneja. Actualmente los documentos que emite la JCE no le merecen confianza a la JCE y deben ser legalizados.

¿A quién le creo? 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña