Listin Diario
30 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:24 PM
Puntos de vista 9 Abril 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
SONDEO
Tras una presa
Compartir este artículo
Luis Encarnación Pimentel
encar-medios@hotmail.com

Prácticamente desde el inicio de su gestión, adversarios políticos naturales -y algunos gratuítosñ del presidente Danilo Medina le han estado buscando un lado flaco o vulnerable para atacarlo. Los deseos e intentos concretos no han faltado, pero el actual jefe del Estado, muy experimentado en el manejo de estrategia política y cuestiones difíciles, le ha estado resultando un hueso duro de roer a esos sectores. 

Con una sencillez y mansedumbre que amarra, el hombre ha ido doblegando o llevando al redil a muchos alborotados y “guapos” (ayer, a siete meses de llegar al poder, el ex presidente Hipólito Mejía iba a visitarle al Palacio, como señal inequívoca de buenas relaciones entre ambos y de aprobación al gobernante), mientras va desenredando entuertos y haciendo su trabajo y la popularidad se le remonta a las nubes. 

Ante la dificultad de enfrentar con éxito al mandatario (en principio le reclamaban que le pidiera cuenta a Leonel “por el déficit fiscal” y que rompiera con él), han estado tratando de buscar una víctima en el entorno o el equipo de funcionarios más cercanos al presidente Medina. Así las cosas, a unos de los primeros en echarle el ojo para zarandearlo fué al ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, a partir la excusa de que era hombre de una elevada fortuna y de que no era ingeniero para encajar en el cargo en que fue designado. 

Por cierto, como en Obras Públicas lo que hacía falta era un gerente, que fuera a resolver, no sólo a hacer grandes obras y negocios, el desmentido a los alegatos y el acierto del Presidente con su designación no se hicieron esperar, porque la dinámica y la eficiencia de Castillo, de la institución y de su equipo están ante los ojos de todos los que quieran ver, a lo largo y ancho del país. Tras fallarle el tiro con Castillo, le pusieron la mira al ministro Administrativo, José Ramón Peralta, entrañable del Presidente, buscando restarle méritos al discurso de transparencia y ética de Danilo, pero el titular de Agricultura salió a tiempo a desmentir el infundio. 

El blanco más reciente de una cadena de ataques traídos por los moños o hijos de un chantaje barato, es el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, hombre bueno y manso, que para menos hacerle daño a nadie, se maneja en un bajo perfil. Su único pecado: Tener muchas cosas a cargo. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña