01 de septiembre 2015, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 01:45 PM
 
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC35ºC
Puntos de vista lunes, 08 de abril de 2013
0 Comentarios

Tiempo para el alma

Josefina Navarro

“Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra”. Lc. 1: 38.

Cuando pensamos en la Virgen María, solemos relacionarla con la pureza, el amor materno y el sufrimiento indescriptible de la expectación ante la cruz. María es, sin embargo, mucho más; un mucho más que nos sirve de modelo no solo a las mujeres, también a los hombres, un mucho más que podemos reducir a dos palabras: obediencia y servicio. “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra”. Imaginen nada más en su época tener la valentía de esta aceptación  sobreponiéndola al miedo ante una sociedad que no comprendería su embarazo “por obra y gracia del Espíritu Santo”. Pero María fue obediente; aceptó y proclamó su adhesión a la decisión de Dios sobre su vida. La dimensión del servicio queda igualmente manifiesta cuando, embarazada, no se queda encerrada cuidando de sí misma, sino que se va a asistir a su prima Isabel, también embarazada. Se va a servir, y vivió sirviendo de apoyo a su hijo Jesús, en su misión salvífica. Obediencia y servicio, dos grandes lecciones de María. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña
Descubre