Puntos de vista 8 Abril 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
UN MOMENTO

Verdad y vanagloria

Compartir este artículo
Mons. Ramón Benito De La Rosa y Carpio

Quiero contar con toda su sencillez y simplicidad el testimonio de “El Barbero”. Me decía él, cómo en su barrio había un hombre -del barrio- que ayudaba a estudiantes, ayudaba y daba limosna a las personas del barrio, no se quedaba jamás con dinero ajeno, pagaba lo que debía y ayudaba.

En su barrio, lo hacía todo en silencio, no para llamar la atención, y este hombre -también del barriodaba su juicio sobre esta realidad, lo hacía por verdad, no por vanagloria.

Qué importante es que en nuestras acciones nosotros podamos aprender esta lección: hacer las cosas de corazón, por amor, no para buscar nuestra gloria.

Él dice: “En nuestro barrio lo recordamos con cariño y con afecto, su memoria no ha muerto, porque vivía según la verdad y según el amor”; la gloria se la dan sus conciudadanos, las verdades -tal vez no trasciendan más allá del barriopero su barrio es su corazón, y en el barrio le han levantado un monumento, un homenaje a un hombre que hacía el bien en silencio, por verdad y amor y no por vanagloria.

Hasta mañana, si Dios,
usted y yo lo queremos.

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña