http://images2.listindiario.com/image/article/432/680x460/0/22F4A11F-3B68-4AE4-87AB-11ADD471D9AF.jpeg
Listin Diario
26 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:21 AM
Puntos de vista 8 Abril 2013
Comentarios 1 - último digitado en 8 Abr a las 8:10 PM
Tamaño texto
FUERA DE CÁMARA

Contrabando e importación de armas

Compartir este artículo
César Medina
lobarnecheal@hotmail.com

El 24 de julio de 2006, hace casi siete años, el entonces presidente Leonel Fernández emitió un decreto que se registró en la Gaceta Oficial con el número 309-06...  Su dispositivo único es “prohibir la importación de armas de fuego, partes y municiones para el comercio con particulares”.

Como el propósito era evitar que la población civil siguiera armándose, se encargó al ministerio de lo Interior de aplicar con el mayor rigor la disposición presidencial.

El responsable de ese ministerio era el doctor Franklin Almeyda Rancier, que iniciaba en aquel momento la implementación del programa Barrio Seguro, primer intento para contener la criminalidad que ya avanzaba con signos ominosos sobre la sociedad dominicana.

No se hizo otra cosa que agarrar el rábano por las hojas... Y propiciar que surgiera una de las mafias más peligrosas y letales, después del tráfico de drogas: el comercio ilegal de armas de fuego... Ambas prácticas marchan juntas, y una estimula a la otra.

Han sido siete años en los que el tráfico de armas ha proliferado como nunca y la población civil se ha armado hasta los dientes: los criminales, para cometer sus fechorías; el resto de la población, para defenderse de ellos... Un círculo vicioso.

Aeropuertos y frontera
Por mucho tiempo, la frontera fue el lugar preferido para introducir armas de contrabando desde Haití. Veintenas de miles de pistolas, revólveres y metralletas cruzaron por la frontera como Pedro por su casa... Y nadie veía ni se enteraba de nada.

Los aeropuertos, en particular los del interior, sustituyeron luego la frontera como puerta de entrada de esas armas ilegales, la mayoría de última tecnología, sobre todo metralletas cortas tipo pistolas, como la Uzi y la Glock. La versatilidad de esas armas sorprende al más experto.

De esa forma la población civil aumentó su arsenal y,  peor aún, mejoró notablemente la calidad de sus armas. Y la mayoría ñpara no decir todasñ fueron dotadas de sus respectivos permisos de Interior y Policía. 

Fue así como las armas que ingresaban ilegalmente sin pagar impuestos, se convirtieron en un negocio legal por cuanto comenzaron a venderse con permisos para su porte y uso... Algo sencillamente insólito.

De igual forma se fueron armando los delincuentes, no sólo por la facilidad con que pueden acceder legalmente a ese tipo de arma, sino también porque al hacerse de uso corriente, los asaltos para proveerse de ellas se hicieron frecuentes, el pan nuestro de cada día.

Y, lógicamente, se incrementó también de forma notable la violencia social, como le llamó alguna vez el entonces ministro Almeyda Rancier.

Armamentismo civil
El armamentismo civil se debate en todas partes del mundo. El país más armado del globo son los Estados Unidos de Norteamérica, donde tres de cada cinco ciudadanos tienen armas con licencia para su tenencia, que no para su porte. Es un fenómeno cultural que se remonta a los inicios de esa sociedad y que ha saltado al debate público ahora por la iniciativa de Obama para  controlar su comercio legal.

En los Estados Unidos las armas de fuego se venden en las tiendas como cualquier prenda de vestir, siempre que no sean automáticas, que se consideran armas de guerra. El resto, incluyendo fusiles de asalto semi-automáticos, se venden libremente, lo mismo que pistolas y revólveres para defensa personal, armas deportivas y pertrechos de todo tipo.

En nuestro país no existe la venta legal de armas porque su importación la prohíbe el decreto 309-06 y las empresas que por tradición manejan el negocio de las armas han terminado cerrando sus puertas o participando calladamente del comercio ilegal...

Algo que no pueden hacer las empresas con la representación formal de los principales fabricantes de armas, como Peralta y Compañía, propiedad del empresario Eulalio Peralta, que han visto su actividad limitada a los pedidos muy ocasionales que hacen las Fuerzas Armadas de pertrechos, proyectiles y artículos menudos para el avituallamiento del cuartel. 

¡... Mientras los contrabandistas de armas lavan oro a los ojos de las autoridades!

COMENTARIOS 1
Comentó: Leger13
De: República Dominicana
Mi maximo deseo que se prohiban las armas a todo el mundo en Republica Dominicana. Quisiera que los encargados de inforzar la ley,solamente usen armas cuando estan de servicio. Es la unica forma de controlar la criminalidad, los robos y los asaltos.
8 Abr 2013 8:10 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña