Puntos de vista 6 Abril 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
FIGURAS DE ESTE MUNDO
Freud visto hoy
Pablo Clase Hijo
figuras24@hotmail.com

¿Quién no conoce la obra genial del médico austríaco Sigmund Freud? Todas las ciencias del espíritu son deudoras de su teoría psicológica. Los conceptos de libido, las ideas sobre el complejo de Edipo y los orígenes de la agresividad han desenterrado luces de de la oscuridad e iluminado, sin falso pudor, el misterio de nuestra personalidad.

Pese a no ser aceptadas enteramente, las ideas de Freud son confirmadas por sucesos acaecidos a lo largo del siglo veinte y en estos primeros años del veintiuno, especialmente la teoría del inconsciente y sus instintos. Las guerras sucesivas, la violencia, los homicidos, los feminicidios, la drogadicción, el alcoholismo, el tabaquismoÖ han hecho volver la vieja hipótesis de que el hombre posee por naturaleza, así como por condicionanamiento cultural, un instinto de violencia y autodestrucción.  En este sentido, las fuerzas instintivas del “inconsciente” de Freud sugieren cierta analogía con las tendencias pecaminosas señaladas por Cristo. Con diecinueve siglos de anticipación, el hijo de Dios dijo: “De dentro del corazón de los hombres salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen y contaminan al hombre”.

La educación, la moral, los valores, la meditación, las terapias mentalesÖ no son suficientes para transformar  el corazón humano. El hombre seguirá su camino de agresión y muerte mientras viva de espaldas a Dios. |Porque necesita un cambio interior, no una reforma exterior simplemente. Solo la reconcialiación con el Omnipotente, a través de su Hijo Jesucristo, asegura un nuevo andar en el sendero del bien y la auténtica esperanza, una victoria del espíritu sobre las pasiones carnales. Por eso, el rey David invocó, arrepentido, el auxilio del Altísimo para recibir su gracia purificadora. Le suplicó: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña