http://images2.listindiario.com/image/article/434/680x460/0/418C5B2C-1FF9-4F57-9AA7-5E08C4BACE94.jpeg
Listin Diario
29 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:00 AM
Puntos de vista 13 Abril 2013
Comentarios 2 - último digitado en 13 Abr a las 7:57 AM
Tamaño texto
FUERA DE CÁMARA
La “apertura” de Trujillo en el 1960
Compartir este artículo
César Medina
lobarnechea1@hotmail.com

La historia del “sobrinísimo” que aspiró a la sindicatura de la capital en 1960 no es el único ejemplo de aquella “burla popular” del dictador.

En San Cristóbal, mi pueblo, se produjo algo muy parecido entre la preferida del jefe, Josefina Pimentel Boves, y un joven de gran ascendiente social, Felipe Parra Pagán.

La señora Pimentel era hija del general de montonera José Pimentel Dechamps-- amigo de infancia del dictador (se “engancharon” juntos a la guardia)-- y había sido la esposa de Pedro Livio Cedeño, con quien procreó dos hijos.

Menos de un año después de aquellas “elecciones” Cedeño participó de forma activa en la emboscada y muerte del dictador cuando precisamente se dirigía a San Cristóbal, la noche del 30 de mayo.

El caso es que Parra Pagán fue postulado por la Juventud Trujillista, un engendro del momento que llevó de candidato a Darío Trujillo Tejada como síndico de la capital y que por poco derrota a Don Cucho Álvarez Pina, también favorito de Trujillo.

A Doña Josefina Pimentel
Boves la apodaban “Fifita” y a pesar de que la gente del pueblo quería mucho a su padre, ella era muy impopular por su carácter recio e inamistoso. Era la gobernadora provincial y Trujillo la distinguía.

Tempranito en la mañana la gente se fue aglomerando en las mesas electorales con más miedo que vergüenza, pues el invento de la dictadura implicaba la posibilidad de votar en contra del Partido Dominicano...

Muchos pensaban que se trataba de un “gancho”, pero había que acudir a las urnas “por órdenes superiores”. Los pobres no querían a “Fifita” y preferían a Felipe.

Día de las “elecciones”
A pesar de que yo era un niño, recuerdo como hoy aquel día de las “elecciones” en que “compitieron” por la gobernación de San Cristóbal el joven Parra Pagán y la señora Pimentel Boves.

A menos de 100 metros de mi casa paterna, en la biblioteca municipal del barrio, operó una mesa electoral donde sufragaron 208 personas. La urna fue abierta a las 6:00 de la tarde y el resultado fue de 192 votos por Parra Pagán y 16 votos a favor de Pimentel BovesÖ

Los integrantes de la mesa electoral se alarmaron y salieron a toda prisa para la Junta Municipal Electoral, que operaba en la Gobernación y, consecuentemente, entregaron los resultados a la gobernadora y candidata Pimentel.

Menos de una hora después regresaron con el “acta de votación” que pegaron en la puerta de la biblioteca, pero con los resultados invertidos: Josefina Pimentel, 192 votos; Parra Pagán, 16 votos.

Así ocurrió en todas las mesas electorales que funcionaron aquel díaÖ La candidata del Partido Dominicano le dio “una pela de calzón quitao”-- fue la primera vez que escuché la frase-- al candidato de la Juventud Trujillista “por orden expresa del generalísimoÖ”

Pura pantomima...
En el momento de aquellas “elecciones” ostentaba el título de Presidente de la República  Joaquín Balaguer, quien sustituyó al hermano del dictador, Negro Trujillo, que renunció presionado por la comunidad internacional tras el atentado al Presidente de Venezuela Rómulo Betancourt.

Trujillo montó esa pantomima electoral dentro de una jugada política de mayor amplitud que pretendía distraer la atención sobre una supuesta apertura democrática que jamás existió.

Porque paralelamente se desataba la más brutal persecución contra los opositores a su régimen. A principios de ese año se había descubierto el movimiento clandestino 14 de Junio, fueron asesinadas las hermanas Mirabal y cientos de jóvenes terminaron torturados en la cárcel de la 40.

Fueron los meses en que el “sobrinísimo” Darío Trujillo Tejada comenzó su ascenso en el régimen al lado del tenebroso Johnny Abbes García, a pesar de que también fue “derrotado” por orden superior en aquel amaraco electoral.

Es por todo esto que las “elecciones” de 1960 se reputan como una de las más grandes burlas de la dictadura a los dominicanos.

COMENTARIOS 2
Comentó: Misterlagun
De: República Dominicana
Reitero lo del día anterior. Don Cesar Medina, usted es un excelente narrador de anécdotas, dignas de recopilar en un libro y poner a la disposición de los lectores. Ahí, se le aprecia, pero cuando escribe defendiendo al ex presidente, irrita y da vergüenza.
13 Abr 2013 7:12 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: Elbobolavega
De: República Dominicana, Prolong. García Godoy No. 158
Su candidatura a senador buscab la versión moderna d Fifita xk ud pretendía, la ansiedad x estatus, k los 3 partidos votaron x ud y menospreciando los trabajadores políticos x ser el cristal d Belén. En las mesas los resultados,en un tú a tú, y ud lo sabe
13 Abr 2013 7:57 AM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña