http://images2.listindiario.com/image/article/431/680x460/0/AC56F549-AD1A-44E1-B3FC-7BA86AB303A1.jpeg
Listin Diario
22 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 11:21 AM
Puntos de vista 1 Abril 2013
Comentarios 3 - último digitado en 1 Abr a las 1:02 PM
Tamaño texto
FUERA DE CÁMARA

Semana Santa urbana, antipática y muy ruidosa

Compartir este artículo
César Medina
lobarnechea1@hotmail.com

El Viernes Santo me fui de paseo por la ciudad con una pareja de amigos muy queridos... Fuimos a la Güibia de Roberto, paseamos “por la zona”, como se le dice ahora irreverentemente, recorrimos calles y callejuelas del histórico San Antón, San Miguel, San Lázaro, Ciudad Nueva... 

No recuerdo la última vez que recorrí esos caminos, pero debe hacer cerca de 35 años. Talvez desde el 1978, cuando dejé de ser reportero, la mejor y más bella época de mi vida profesional, una fase tan divertida como riesgosa, tiempos de aprendizaje, de formación, de ver los hijos nacer, de crecimiento pleno, de emprender vuelo con alas propias...

Esa parte de la ciudad estaba desolada esa noche de Viernes Santo. Fuera de la clásica aglomeración de la Procesión de la Iglesia de Las Mercedes, no se veía a nadie en las viejas calles coloniales. Sólo el Barrio Chino, en la periferia colonial, cruzando la Mella, se notaba un poco más animado.  

Pero el corazón de la zona colonial se apreciaba apagado, sin vida, como aletargado... Por primera vez en todos estos días de Semana Santa Urbana aprecié recogimiento, tranquilidad, la espiritualidad de aquellos años en que se guardaba con veneración la crucifixión y muerte de Cristo.

Lejos nos teníamos-- ¡oh, ignorancia cruel!-- que era una falsa ilusión... Sencillamente la noche no había empezado, el jolgorio viene después de las 12... ¡Hasta la amanezca...!

 Al día siguiente sabríamos que esa noche del viernes ardió Troya, “la zona” se fue de  fiesta, los bares se atestaron de parroquianos (¿?), la música retumbó en las viejas calles y sacristanes y beatos de los templos coloniales gritaban:  ¡Impíos, impíos... Ya les llegará el castigo divino!

Ese fatídico lugar
Mis compañeros de “cititours”-- periodistas como yo que desechamos siempre pasar por el lugar donde mataron a Goyito, en la calle Mercedes--, nos propusimos esa noche visitar el sitio para dejarle una oración al compañero y amigo asesinado la víspera de ese día 40 años atrás. 

El lugar está exactamente igual a como estaba aquella noche del 28 de marzo de 1973... Desolado, medio oscuro, la ventana desde donde Tatica presenció el crimen, único testigo, con la madera ya carcomida por la humedad y el tiempo... Y dos coronas de flores, las mismas que llegan cada año, enviadas por su esposa Daysi y sus hijos Dominicana, Johnny, Enrique, y el Colegio Dominicano de Periodistas.

No pude evitar que llegaran de golpe todos los recuerdos de aquel periodista excepcional, excelente amigo, buen padre, buen esposo, un ser humano extraordinario asesinado viciosamente por el Estado... Y me sequé con disimulo dos lágrimas que asomaron a mi rostro sin que mis compañeros lo notaran. 

Desde los nueve días de su muerte, no había querido volver al lugar donde mataron a Gregorio porque me propuse desde entonces vivir el resto de mi vida sin odios ni rencores... En este caso confieso que no lo he logrado, ni siquiera con los protagonistas de aquellos acontecimientos que ya fallecieron, incluyendo al gatillero Juan María Arias Sánchez, teniente del SS que comandó el equipo de asesinos.

(A propósito, el querido amigo José del Castillo hubo de aclararme que el mayor general retirado José Ernesto Cruz Brea falleció hace un par de años “en la santa paz del Señor”, como mismo debió haber muerto Gregorio-- que tuviera hoy 77 años-- de no haber caído asesinado cobardemente hace 40 años).

El asunto es que después de aquel sublime momento con Gregorio recorrimos la periferia “de la zona”, Villa Francisca, San Carlos, Gazcue y continuamos hacia el módulo central por la Bolívar, que ya comenzaba a cobrar vida en la medida en que avanzaba la noche.

Güibia y el síndico Salcedo
Recorrimos Güibia saludando con mucho afecto y cariño-- hasta fotos nos salieron-- a cientos de bañistas que aún quedaban después de un largo día de playa, piscina, tragos, música, baile... En una tarima de la Máximo Gómez con Malecón amenizaba una orquesta de música religiosa... “Un reguetón al Señor” casi nos deja sordos.

Al igual que el año pasado, la iniciativa de Roberto para recrear un ambiente de playa y piscina en el Malecón fue exitosa. Veintenas de miles de personas, muchas incluso que llegaron de pueblos cercanos a la capital, y de los barrios más populosos, pasaron la Semana Santa disfrutando un  ambiente de diversión, con seguridad “y buen rollo...”, como dicen los españoles.

 Cada 12 horas se purificaba el agua de las 12 piscinas de distintos tamaños y profundidad colocadas en la George Washington, con ambientación playera, palmeras y arenas y cientos de agentes para la seguridad, salvavidas, unidades de primeros auxilios y ambulancias para casos de accidentes.

El alcalde Roberto Salcedo se lució otra vez con su “Semana Santa de Güibia”. Lo malo es que similar iniciativa no haya sido ya imitada por los otros síndicos, además del de Santiago, Gilberto Serulle.

 Y, que se sepa, no aumentó la escasez de agua en la capital... Una escasez histórica en esta época del año...

COMENTARIOS 3
Comentó: Elbobolavega
De: República Dominicana, Prolong. García Godoy No. 158
Ud no había querido volver al lugar xk se propuso vivir el resto d su vida sin odios y sin rencores y k confiesa k no lo ha logrado.Tampoco lo ha logrado con HM x el caso a senador x SC?Lo logró con DM x lo k dijo en el video? Y al enfermo d RD en España? Los visitó en el hospital antes d venir ?
1 Abr 2013 5:50 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: Cayena
De: Puerto Rico
No entiendo, si Cesar Medina es embajador en España, como es u esta siempre en el país.Que se decida si quiere estas en RD, que renuncie o de lo contrario que atienda su trabajo , para eso le pagan.
1 Abr 2013 8:38 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: rene01
De: República Dominicana
Pero no seamos tan envidiosos, dejen ese hombre tranquilo, no hay comentario que el haga que no lo maten atacandolo.
1 Abr 2013 1:02 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña