Listin Diario
21 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:42 PM
Puntos de vista 27 Marzo 2013
Comentarios 1 - último digitado en 27 Mar a las 1:54 PM
Tamaño texto
Tiempo de reflexión
Compartir este artículo
Félix Bautista

La Semana Santa se observa en todo el mundo más allá de las creencias históricas, teológicas o espirituales que cada uno profese.

Durante este tiempo, cada país o región le aporta a esta celebración tradicionales rasgos dogmáticos y culturales que la convierten en una época muy especial.

Se le conoce, también, como tiempo de pascuas, Semana Mayor o Semana Grande; es la fiesta más antigua de la Iglesia Cristiana y el vínculo que unen el Antiguo y el Nuevo Testamento con la promesa de la vida eterna y que conmemora el misterio pascual de Jesucristo.

Es un tiempo de gran simbolismo litúrgico para las diferentes religiones cristianas, especialmente para los creyentes católicos; se inicia el Domingo de Ramos y concluye el Domingo de Resurrección, cuya celebración debe oscilar entre el 22 de marzo y el 25 de abril de cada año, fechas consensuadas por las distintas corrientes históricas cristianas reunidas en el Concilio de Nicea I, celebrado en el año 325, en el territorio que ocupa actualmente Turquía.

La Cuaresma precede la Semana Santa. Representa el núcleo esencial de la vida espiritual cristiana católica y el momento litúrgico más intenso de todo el año. Es un período de 40 días que se acoge como un proceso de reflexion, de profundo recogimiento e introspección; tiempo de preparación para la celebración de la resurrección de Jesucristo.

De igual manera, también es la celebración más importante y antigua de los cristianos de Israel; por eso le llaman a este tiempo la Pascua Judía.

La Semana Santa se inicia el Domingo de Ramos que recuerda la entrada triunfal e impactante de Jesús a Jerusalén, aclamado con vítores y palmas, como se hacía con los grandes reyes de la época.

Los ramos indicaban la llegada de la primavera y las cosechas abundantes, después de largos y crudos inviernos.

Conforme a la lectura e interpretación de los Evangelios, desde el Domingo de Ramos hasta el Jueves Santo, Jesús anticipa a sus discípulos la traición de Judas y las negaciones de San Pedro.

El jueves Santo se abre el Triduo Pascual, expresión de uso reciente (Siglo XX) y que significa la celebración única y continua hasta el domingo.

El Jueves Santo, la iglesia Católica conmemora la institución de la Eucaristía de Jesús y sus discípulos en la Última Cena o misa crismal y el lavatorio de los pies realizados por Jesús, dejándonos una enseñanza sobre la humildad y el amor a los demás. Muchos acostumbran después de esa misa, salir en procesión, visitar museos y a los monumentos de las distintas iglesias.

El Viernes Santo se medita sobre la Pasión de Cristo y la adoración de la Santa Cruz; la Iglesia, siguiendo una antiquísima tradición, este día no celebra la Eucaristía, sino que los fieles comulgan con las hostias sobrantes del día anterior y hacen un viacrucis, simulando los pasos del Señor.

Al mediodía, se imparte el Sermón de las Siete Palabras, tradición de varios siglos en la iglesia Católica, muy valorada por toda la sociedad confesional con sus distintas creencias y manifestaciones religiosas, puesto que recoge el verdadero sentido del sacrificio de Cristo, con la esperanza de una vida plena y un futuro renovador.

Estas palabras pronunciadas por Jesús en la cruz y escritas en los evangelios son las siguientes: ´Padre, perdónalos porque no saben lo que hacenª; ´Hoy: estarás conmigo en el paraísoª; ´Mujer, ahí tienes a tu hijoª, y al discípulo: ´ ahí tienes a tu madreª; ´Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?ª; ´Tengo sedª; ´Todo está consumadoª; y la última, ´Padre, en tus manos encomiendo mi espírituª.

El Sábado Santo es el día del gran silencio: la comunidad permanece junto al sepulcro del Señor, meditando sobre su pasión y muerte. Una vez iniciada la noche, tiene lugar la principal celebración cristiana del año, la Vigilia Pascual, que culmina con una misa solemne que pone fin al Triduo Pascual.

El Domingo de Resurrección, conforme las Sagradas Escrituras, nos permite celebrar la vida nueva como fundamento de la fe cristiana.

El apóstol Pablo, sobre la celebración de la Pascua dice: “Despójense de la vieja levadura, para ser una nueva masa, ya que ustedes mismos son como el pan sin levadura. Porque Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado. Celebremos, entonces, nuestra Pascua, no con la vieja levadura de la malicia y la perversidad, sino con los panes sin levadura de la pureza y la verdad”. (Primera Carta a los Corintios: Cap.5)

La Semana Santa no es una conmemoración exclusiva de los católicos; también, otras religiones la celebran, pero de manera diferente.

En la actualidad hay más de 2.000 millones de seguidores del cristianismo, divididos en más de 30.000 iglesias diferentes, aunque las más numerosas son la iglesia Católica, con más de 1.200 millones de seguidores, las iglesias reformadas mayoritarias, con 350 millones, y la iglesia ortodoxa con 250 millones.

Sin dudas, dos mil años después, los hechos históricos y bíblicos ocurridos durante esta semana cambiaron la percepción del mundo espiritual.

El papa Francisco, recientemente entronizado, ha emergido como un símbolo de esperanza y cohesión dogmática entre los grupos confesionales. Recientemente, ante representantes de otras iglesias y comunidades no católicas, se comprometió a continuar el diálogo ecuménico en aras de la unidad y el diálogo iniciado con el Concilio Vaticano II.

En esta reunión, con la cual inició su pontificado, expresó lo siguiente: “Deseo asegurar mi firme voluntad de que todos los cristianos sean ‘una sola cosa’ para que puedan testimoniar de manera libre, alegre y valiente el Evangelio”.

La celebración de la Semana Mayor es trascendente porque nos permite vivir el sacrificio de Jesús, renovar la esperanza de la resurrección y recibir una y otra vez la promesa cumplida de vida eterna.

Aprovechemos todos este tiempo para crecer espiritualmente. Vivámosla en meditación y que este tiempo de asueto y de merecido descanso, nos acerque a la esencia espiritual del universo, retomando nuestros valores religiosos y familiares; sobre todo, que nos permita rescatar la humildad, tomando como ejemplo al papa Francisco, quien dijo que “el Jueves Santo lavaré los pies a 12 jóvenes recluidos en una cárcel para menores, en la sede del Vaticano”.

Seamos humildes, como lo fue Jesús. Dediquemos un día a la semana a hacer un acto de solidaridad. Olvidemos y perdonemos las calumnias, los oprobios y el irrespeto. Seamos comprensivos y profesemos amor a nuestros semejantes. Seamos solidarios ante las dificultades, penurias y enfermedades de los demás. Eduquemos a nuestros hijos en la fe y digámosle que la Semana Santa es tiempo para reforzar los valores religiosos, espirituales y familiares. Vivamos el sacrificio de Jesús, escogiendo la luz, no la oscuridad y siempre amar y perdonar, en vez de odiar. ¡Es tiempo propicio para la reflexión!

COMENTARIOS 1
Comentó: Quisqueyan
De: Estados Unidos, Naples, Florida
En todos los países del mundo, los pueblos se rigen por valores morales que en su mayoría provienen de religiones o dogmas. Bien llevadas, proyectan paz y felicidad a los que las comparten. En la Isla de Santo Domingo, la mayoría sigue la doctrina Cristiana a través de sus diferentes sectas y denominaciones; en otras palabras, es un pueblo Cristiano; sin embargo, aparentemente débil para defender su creencia y parece que los que no profesan la Fe Cristiana tienen más saliba. Que no se desvíe ante los ataques. El amor, perdón y misericordia es la enseñanza que nos guía.
27 Mar 2013 1:54 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña