Listin Diario
21 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:42 PM
Puntos de vista 27 Marzo 2013
Comentarios 1 - último digitado en 27 Mar a las 8:15 PM
Tamaño texto
El Procurador en su laberinto
Compartir este artículo
Manuel Fermín

Con políticos inmersos en causas judiciales y un conflicto de competencias se traza la ruta que ha seguido la Procuraduría General de la República, bajo la tutela única de un jefe del ministerio público que se ha labrado su reputación por el amparo de políticos imputados. Él ha prometido que no habrá nadie por encima de la ley. 

Precisamente esta no ha sido la práctica seguida en nuestro país, donde las gavetas polvorientas de esa dependencia oficial están repletas de expedientes quedados a medio camino, o expedientes en latencia aún cuando hay indicios evidentes de personajes implicados en delitos relacionados con la corrupción. 

Incluso, gente envuelta en ello apenas han tenido coste político alguno y ningún daño electoral; pues siguen desempeñándose en la vida pública como verdaderos referentes morales. 

Aunque pesen sobre ellos graves acusaciones de malversación, cohecho, tráfico de influencias, testaferrato, prevaricación, fraude, enriquecimiento ilícito, abuso de la privacidad por intervenciones telefónicas, hackeo, entre otros. Así que los abrumadores datos confirman realmente que la persecución es selectiva. 

Ningún hecho diferencial con el Procurador del 2004, y esto es una percepción que no resulta engañosa. Como si quisiera quitarnos la razón, él insiste en su obsesiva intención de buscar condenas. Es como si se resistiere a ser considerado consistente para unos e inconsistente para otros. Pero además, súmele los conflictos internos con otras instituciones, que no son pocos.

Avalado por los títulos de “ardoroso guerrero” contra las políticas corruptas de los bienes públicos, creíamos falsamente que el Procurador era poseedor de un forjado carácter para atender la demanda que de vez en cuando sectores importantes de la nación reclaman en la materia. 

Ha resultado que el representante de la sociedad ha sido tímido en el esfuerzo colectivo, aunque ágil en el campo selectivo; ha sacado a la luz síntomas evidentes de discriminación por un deseo inmoderado de obtener un posicionamiento político, pero lo que acarrea es el desconcierto. Y no precisamente de la ciudadanía como lo define el propio funcionario, sino por él mismo. 

Su personalidad ambigua, que es el problema de fondo, es la razón principal para justificar su cacería. Ninguna disculpa merecería mañana su actitud y sobre todo porque sería su tardanza en reaccionar lo que lo condenaría por sus vacilantes comportamientos (el último caso de la presentadora de televisión oculto desde diciembre/12 es prueba fiel) ante tantos casos de justicia pendientes en sus archivos que no resisten falsas argumentaciones. 

No hay duda que el señor Procurador arrima a su currículo público una pasión tardía y poco respetada que le ha permitido abrirse paso en las administraciones peledeístas. Yo pienso que esos arrebatos de apóstol que tiene, confirman la evidencia de que ha orquestado una expresión de defensa y regeneración del medio político, cuando su verdadera intención no es más que una maniobra sin convicción propia. 

Es como si quisiera montarse en la jefatura de la falsa indignación popular para ganar publicidad y halagos políticos, deseos largamente reprimidos. Compitió por la senaduría de Santiago contra un adversario debilitado por las querellas internas y ganó a penas. ¡Y ganó por Leonel! 

Una vez más queda demostrado que esos remordimientos excitan la ingratitud, y contribuyen sin duda a una especie de contradicción con quien le ha brindado apoyo. Realmente su fin es afianzar su propia agenda. Es decir, un uso oportunista del cargo porque se ha lanzado a suplir la falta de mérito para casos archivados por ruido. 

Es por ello que los procesos llevan sus huellas dactilares adelantando que andamos en un terreno embarrado por el juego sucio del descrédito.

COMENTARIOS 1
Comentó: LosReyes
De: República Dominicana
Cuándo leí los funcionarios nombrados por Danilo dije: el único que no me gusta el Domínguez Brito porque cuándo intentó ser candidato a la presidencia, llevó su programa de gobierno a que fuera aprabado por Participación Ciudadana a sabienda de que era perseguidora de Leonel.
27 Mar 2013 8:15 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña