Listin Diario
22 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:33 PM
Puntos de vista 10 Marzo 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
CONTACTO
Venezuela y la cultura
Compartir este artículo
Mateo Morrison
msacalidadycultura@yahoo.es

En los dos escenarios en que se ha desarrollado mi vida cultural, la literatura y la gestión, Venezuela ha jugado un papel central.

Junto a mis compañeros del Grupo Literario La Antorcha, Alexis Gómez, Enrique Eusebio, Soledad Álvarez y Rafael Abreu, estuve siempre pendiente de la llegada a la sede diplomática venezolana de dos publicaciones que jugaron un rol importante en nuestra formación.

Estas fueron el Suplemento Cultural Imagen y la Revista Nacional de Cultura dirigida por el gran poeta Vicente Gerbasi.

En estas publicaciones conocimos escritores de diversas partes del mundo y recibimos un gran impacto con los números dedicados a autores como Henri Michaux y Nelly Sachs.

Varios años después junto a autores de generaciones anteriores y posteriores, participamos en intercambios con escritores de la patria de Bolívar que generaron una hermandad liderada y estimulada por el querido poeta Víctor Villegas.

En la otra vertiente de mi acción relacionada con la política cultural, la gestión, la investigación y la animación sociocultural, mi vida se divide en un antes y un después a partir de mi participación en el curso de Administración Cultural impartido en el Centro Latinoamericano y del Caribe para el Desarrollo Cultural con sede en Caracas.

Profesores como el doctor Edwin Harvey, principal experto en legislación cultural y el doctor Ezequiel Ander-Eggs, autor del emblemático libro Metodología y Práctica de la Animación Sociocultural, y otros experimentados maestros en economía de la cultura, comunicación y cultura y otras áreas especializadas, transformaron mi concepción.

En cumplimiento de los términos de la beca recibida por la UNESCO en mi condición de Director de Cultura de la UASD, logramos que varios de los profesores vinieran a nuestro país y se iniciara una nueva etapa, con una visión más integral y moderna sobre política cultural en República Dominicana.

Por eso al recibir la noticia del deceso del presidente de ese país que junto a Cuba y Puerto Rico se disputan en mis afectos la condición de segunda patria, quiero unirme al amplio sentimiento de dolor que embarga a la mayoría de los ciudadanos venezolanos ante la muerte a destiempo del comandante Hugo Chávez.

Aun antes de la revolución bolivariana, la vida cultural venezolana era muy rica y profunda, y la solidaridad de su pueblo fue siempre transcendental tanto con el nuestro como con otros países de América. Pero la inclusión de millones de venezolanos a la educación y la cultura y el aporte inestimable de Petrocaribe se constituye en un hecho sin precedentes. En estos catorce años se consolidó la soberanía y la integración latinoamericana y caribeña. Este es un aporte inestimable de ese líder carismático.

Mientras escribo esto, tengo al frente el libro La Utopía de América de Pedro Henríquez Ureña, publicado en la colección Ayacucho de Venezuela. Don Pedro llamó nuestra América a este espacio que Hugo Chávez llenó de real solidaridad a través de un sueño que de seguro le dictó Simón Bolívar.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña